Monday, 20/1/2020 | 23:50 UTC-6
InterSIP Noticias

Positivo primer paso

Post by relatedRelated post

Se dieron los primeros pasos para reducir y si es posible exterminar los lugares en donde casi la totalidad de los delincuentes acuden y por cantidades irrisorias, entregan el fruto de lo mal habido o sea lo que robaron en algunas casas o comercios.

Mi  Columna

Positivo primer paso

Por Carlos Robles Nava

Se dieron los primeros pasos para reducir y si es posible exterminar los lugares en donde casi la totalidad de los delincuentes acuden y por cantidades irrisorias, entregan el fruto de lo mal habido o sea lo que robaron en algunas casas o comercios.

En días pasados, la administración Estatal, por conducto de su Secretario de Gobierno, Armando Luna Canales, dio a conocer que se está trabajando para regularizar y legalizar las actividades de las casas de empeño, que son los “negocios” donde va a parar la mayor parte de la “mercancía” que hurtan los delincuentes.

Este primer paso para regularizar a las casas de empeño o montepíos, será muy importante dentro del combate a la delincuencia en general que el gobierno de Rubén Moreira Valdés, está llevando a cabo en los 38 municipios de Coahuila.

Por decenas de años los principales compradores de todo lo que sea robado y carezca de factura, son las casas de empeño, conocidos igual como montepíos, que son de los negocios más redituables y mayormente protegidos por algunas autoridades policíacas estatales y municipales.

Cuando los “sabuesos” o sea los agentes investigadores de la Procuraduría de Justicia del Estado, desean encontrar objetos robados, desde joyas, celulares, muebles, aparatos electrónicos y eletro-domésticos, etc., no caminan mucho ni se complican la vida porque de inmediato acuden a las casas de empeño y ahí se encuentra el producto del botín o de la ratería cometida.

Además no hay delincuente que una vez que entre a la “chirona” o sea a la ergástula, que suelte toda la “hebra” empezando por cómo cometió el asalto y dónde se los “compraron” e inmediatamente salen a relucir los montepíos o casas de empeño en donde se acostumbra no pedir factura ni documento alguno que demuestre la legal procedencia.

Entre las intenciones del plan para regularizar a las casas de préstamo, está la de que sus propietarios demuestren que están dados de alta ante Hacienda, exhibir copia de las facturas de los artículos empeñados y otras obligaciones que deben cumplir como cualquier comercio.

Se incluye además una página en internet para mostrar los objetos recuperados de asaltos cometidos lo mismo en las calles que en industrias, comercios, viviendas y en otros lugares.

En la medida de que se exija a las casas de empeño entrar a la regularización de su funcionamiento, se ira reduciendo la delincuencia, ya que los malandros al no encontrar negocios que les compren lo mal habido, tendrán que irse retirando paulatinamente del mejor negocio del mundo y que son los robos.

En repetidas ocasiones los medios de comunicación han señalados que la caja de pandora han sido por infinidad de años las casas de empeño como en el caso de vehículos que lo son en su gran mayoría, con sus respetivas excepciones, los lotes de unidades motrices usadas.

De acuerdo a la información dada por Armando Luna Canales, que será constante la  supervisión a las casas de empeño para que no compren nada sin factura, considerándose que en la medida en que esa exigencia sea efectiva, igual será la reducción de estos negocios que indirectamente alientan, lamentablemente, a delinquir por lo fácil que es “vender” el producto del latrocinio.

Los coahuilenses tienen confianza de que las visitas y supervisión de las casas de empeño coadyuvarán enormemente al abatimiento de los latrocinios, pues se acepte o no cuando los rateros no encuentren en donde les acepten los artículos robados, lógicamente vendrá su decepción de que ser ratero, ya no es negocios, sucediendo igual con la reducción de los montepíos que al estar en los ojos de la procuración de la justicia y al ya no poder comprar productos sin documentos de propiedad, se acabará el buen negocio que se hacía aceptando todo, con o sin factura.(www.intersip.org)

About