Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Ayuden a Isidro

Diez meses son suficientes para que cualquier director de empresa y en especial para quienes le entren al difícil arte de la  política, se pongan al tanto de su responsabilidad y particularmente ser cuidadosos en sus declaraciones para no ser motivo de críticas por las respuestas que da en las  preguntas y cuestionamientos que se le hacen.

Mi Columna

Ayuden a Isidro

Por Carlos Robles Nava

Diez meses son suficientes para que cualquier director de empresa y en especial para quienes le entren al difícil arte de la  política, se pongan al tanto de su responsabilidad y particularmente ser cuidadosos en sus declaraciones para no ser motivo de críticas por las respuestas que da en las  preguntas y cuestionamientos que se le hacen.

Hay quienes necesitan más tiempo que los diez meses y además de que al margen de lo ineficiente de su  jefe superior, tienen a su servicio asesores o consultores, por cierto muy bien pagados, que en este período de aprendizaje de su mandamás no han  logrado avanzar en el inadecuado estilo  del jefe.

Tal es el caso del alcalde de Saltillo, Coahuila, Isidro López Villarreal, que continúa cometiendo grosos errores al responder en conferencias con reporteros, preguntas que le hacen y que luego resulta que son todo lo contrario a lo dicho por el Edil, entre esto está lo sucedido días antes.

Lo último de Isidro, el Presidente Municipal, fue registrado por los medios de comunicación cuando hace dos semana declaró y se comprometió a indemnizar a la madre de un pequeño que por las malas condiciones en que se encontraba un puente peatonal sobre las vías del ferrocarril, el pequeñín resbaló y se vino abajo diez metros de altura y murió.

A principios de octubre a diez meses de que inició su gobierno, Isidro dijo y se comprometió que su gobierno indemnizaría a Claudia Martínez Hernández, madre del pequeño Héctor Ignacio, de siete años que se vino abajó del citado puente y falleció, en cuanto dictaminara el caso el Juez Cuarto Civil, conforme a la demanda hecha en contra del Ayuntamiento actual, aunque hay que decirlo, el fatídico percance ocurrió el año pasado administración de Jerico Abramo Masso, pero los daños que se cause durante cualquier ayuntamiento, aunque éste termine, en los juicios o pleitos legales, el sucesor  tiene que enfrentar el resultado final, la ley es la ley.

No pasaron ni dos semanas, en que como en otras muchas ocasiones se desdijo o reculó  el Alcalde al retractarse de lo que dijo con anterioridad y salir con que esperará lo que diga el juez que lleva el caso, sucede lo mismo cuando son programas de su gobierno y en particular tratándose de fechas y cantidades.

Según el Jurídico del Municipio, Roberto Castro Sifuentes, la indemnización debe pagarla la empresa ferroviaria sobre cuyas vías cruza el puente, porque no le dio mantenimiento al puente.

En respuesta a su jurídico, Isidro rectificó y volvió a prometer que la indemnización la pagaría su gobierno. Igual sucedió en las primeras semanas de inicio de su administración, cuando Isidro en relación al problema de los terrenos en el arroyo conocido como “El Cuatro” respecto a los responsable del taponeo de esa rúa hidráulica al decir una cosa y luego retractarse.

Otra más, al empezar, declaró que se hicieron obras por 300 millones en nuevas celdas municipales y en rehabilitación de las actuales, cuando todavía ni se iniciaban y fue una inversión de aproximadamente 60 millones de pesos.

Isidro cuenta con suficientes asesores como para que a diez meses de gobernar, siga como vulgarmente se dice “metiendo la pata” y lo sigan sacando del atolladero por incurre en error tras error en sus declaraciones.

Quienes seguimos la agenda del Edil, Isidro López Villarreal, entre esos reporteros, este columnista, hemos sido testigos de meter la pata de manera continuamente.

Además dos que tres de sus asesores o gente de Comunicación Social del Municipio, tiene que corregir declaraciones del Edil, inclusive “soplándole en la oreja” (oído).

El trabajo de Zitamar Arellano Trueba, el primer jefe de prensa de Isidro, empeoró las relaciones de municipio y prensa en general, pues sus infulas y sueños de grandeza le impidieron ver más allá de sus ojos, siendo cesado por inepto y saliendo indignamente al aceptar un “sueldo” como un asesor más.

El nuevo jefe de Prensa, el comunicólogo José Luis Carrillo Ramos, a tres meses de sustituir a Arellano, poco a poco está penetrando en la prensa saltillense y se respiran otros aires. Es originario de Nuevo León en donde hizo muy buen papel como jefe de prensa en Escobedo, Nuevo León.

Como comunicólogo se recibió en el Instituto Superior de Ciencia y Tecnología de la Laguna, ISITEC, cuando estaba en Gómez Palacio, Dgo., residió años en La Laguna, por lo que viene siendo medio lagunero y medio nuevoleonés.

José Luis viene de una época de oro en que salieron destacados chavos de aquel entonces como Jorge Torres, José Mena Soto, Raymundo Tuda, Rodolfo Martínez y Claudio “El Güero”, cuyo apellido se me escapó de momento.

Aficionado al fut bol soccer y compañeros de su generación y un año arriba de él, lo califican como muy buen estudiante del ISITAC.

Bienvenido a Coahuila, medio lagunero y medio paisano.(www.intersip.org)