Wednesday, 26/9/2018 | 3:16 UTC-5
InterSIP Noticias

Que no sea de lengua

Post by relatedRelated post

No lo dudo absolutamente nada, pero quien o quienes señalan y acusan, no debe temblarles la mano y menos resistirse a dar los nombres de quienes son acusados. Me refiero a la denuncia pública que el Secretario de Gobierno de Coahuila, Víctor Zamora Rodríguez, hizo en el sentido de que tiene en su poder una lista o narco nómina de reporteros al servicio de la delincuencia organizada que opera en Coahuila a quienes pagan porque se haga mala fama a los elementos del Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATE).

Mi columna

Que no sea de lengua

Por Carlos Robles Nava

No lo dudo absolutamente nada, pero quien o quienes señalan y acusan, no debe temblarles la mano y menos resistirse a dar los nombres de quienes son acusados. Me refiero a la denuncia pública que el Secretario de Gobierno de Coahuila, Víctor Zamora Rodríguez, hizo en el sentido de que tiene en su poder una lista o narco nómina de reporteros al servicio de la delincuencia organizada que opera en Coahuila a quienes pagan porque se haga mala fama a los elementos del Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATE).

Tampoco dudo que grupos de la delincuencia organizada tengan a su servicio a reporteros o periodistas, llamados así los malos compañeros que no merecen ser llamados como tales, si es que en verdad le sirven a grupos de la delincuencia organizada abusando de la pluma para enrolarse en actividades delictivas, lo que además de denigrar al medio faltan a la confianza que les brindó el director del medio de comunicación que representan, por lo que deben y tienen que ser castigados y la peor sanción, si es que tienen vergüenza, es precisamente que salga a la luz nombre completo de como vulgares malhechores sirven para hacer el mal.

Siempre he sostenido que la corrupción no está enquistada en un solo sector o círculo, como tampoco nadie tiene la exclusividad de la corrupción, pues la vida nos ha enseñado que no hay sector alguno o medio de profesionistas u oficios que se salve de ese cáncer que avanza cada vez más y corroe a la comunidad mexicana.

Al señalar que las autoridades estatales no deben dudar en sacar a la luz pública la mencionada narco nómina, de ninguna manera es por morbo, sino el periodismo es como la viña o el huerto del Señor, hay manzanas podridas, pero igual las hay sanas, que no han sido contagiadas y precisamente por el bien de quienes aún no son contaminados por la delincuencia organizada, es vital por su profesionalismo, poner los puntos sobre las ies si es que en realidad queremos tener la casa limpia.

Los reporteros o periodistas no estamos exento de nada malo ni bueno, somos tan vulnerables y humanos como cualquier, pero, insisto, quienes con su deshonestidad se llenan de lodo, que no “salpiquen” y deben pagar por sus ilícitos.

Siempre he reconocido que mi medio, al que estoy por cumplir 58 años de manera ininterrumpida de los casi 74 años de edad, somos buenos para acusar y en ocasiones sin fundamentos ni pruebas que sostengan lo escrito o dicho de lengua, según sea el caso, pues los hay que escribimos en medios impresos, otros lo hacen en la industria radiofónica o televisiva, por lo que no estamos ni debemos estar, inmunes al escrutinio de la comunidad y por lo contrario, que se ponga a cada quien en su lugar, así como con toda libertad lo hacemos reporteros que señalamos triquiñuelas, raterías y en general malos comportamientos de nuestro prójimo, sea político, funcionario de cualquier nivel y en general a todo aquel que es acusado, porque sin ser demasiado profeta y menos religioso, con la “vara que mides, serás medido o debes ser medido”, que es lo más justo.

Las autoridades estatales han anunciado y ofrecido entregar la narco nómina a la SEIDO, autoridad competente de investigar y comprobar la existencia de estas corruptelas, aunque en contraparte, respetando la opinión del Secretario de Gobierno, Víctor Zamora Rodríguez, no debe quedar esta grave y seria acusación pública, en una denuncia de simple boca ni de lengua, pues hay que considerar que hay periodistas y reporteros honorables para quienes resulta injusto e inválido que se les confunda o envuelvan con aquellos que venden su pluma al mejor postor.

Sin haber teniendo jamás en mis manos una lista similar a la denunciada, ya en distintas regiones de Coahuila, desde años atrás en que sobrevinieron estas épocas de inseguridad y presencia de cárteles o delincuencia organizada no faltaron a mis oídos, versiones en  el sentido de que existían dizque reporteros que estaban al servicio de los maleantes. (www.intersip.org)

About