Monday, 16/7/2018 | 22:03 UTC-5
InterSIP Noticias

¿ Hay o no delito ?

Post by relatedRelated post

Estoy de acuerdo que el paso de los años motiva y provoca cambios en las formas de vivir de toda comunidad, costumbres y otras variantes en todo ser humano y en fin, son cosas de la misma vida universal.

Mi Columna

¿ Hay o no delito ?

Por Carlos Robles Nava

Estoy de acuerdo que el paso de los años motiva y provoca cambios en las formas de vivir de toda comunidad, costumbres y otras variantes en todo ser humano y en fin, son cosas de la misma vida universal.

Empero, lo que jamás van a cambiar por sí solo, son las leyes y reglamentos que son hechos para preservar el orden, la justicia y la verdad en lo que se haga mal, se actúe y, hasta en intentos frustrados, porque a final de cuentas si se intento y pretendió aprovechar, mal hecho definitivamente, para sacar un beneficio de esa intentona, por muy, insisto, noble que haya sido la causa, pues no deja de ser un delito se consuma total o parcialmente.

Si a una o un ciudadano es amagado en la vía pública por algún delincuente con cuchillo en manos y por fortuna, es desarmado por la propia víctima o bien es auxiliado por la policía o transeúntes que evitan el asalto, claro que se produjo un delito que es el intento y amenaza.

Igual es mala fortuna para aquel o aquellos sean o no ladrones que sin permiso de la dueña o dueño del inmueble y entran, definitivamente que es una invasión y violación a propiedad privada y los guardianes del orden pueden realizar la detención y poner en manos del Ministerio Público a éstos que invadieron la privacidad, haya sido para llevarse o no lo ajeno.

En mis años mozos, siendo estudiante entre los 14 y 16 años, entre las bromas que nos hacíamos los compañeros eran entre otras pláticas el que nadie debería abusar de la novia, con el jocoso agregado de que ni con la “puntita” de aquello que les platico, porque hasta la famosa “puntita, era y sigue siendo pese a las decenas de años transcurridos, un delito penado por nuestras leyes.

Viene a colación todos esos ejemplos, por el mal uso que se dio y no dizque se pretendio dar, como se quiere considerar el hecho de que 60 millones de pesos que el gobierno federal mando en el 2013 a Coahuila, dentro del Fondo Federal de Aportaciones para la Seguridad Pública y la institución estatal que recibe y debe cuidar las arcas públicas de Coahuila, con toda simpleza y como si fuese dinero propio de los responsables del área recaudatoria metieron todos esos recursos públicos a sudar intereses para ganar dinero en la mismísima sociedad financiera popular más conocida como FICREA, justo la que defraudó con más de 2 mil 700 millones de pesos a 5 mil 876 ahorradores, varios de ellos de Coahuila, incluyendo una que otra institución oficial y funcionarios de primer orden estatal.

Por el tiempo que el dinero ajeno estuvo en FICREA, dejó rendimientos o intereses por 6 millones de pesos, es decir que el “guardadito” de 60 millones de pesos subio a 66 millones.

Gracias a las once mil vírgenes y a todos los Santos habidos y por haber, los ambiciosos y codiciosos funcionarios que tomaron la mala decisión de meter a intereses dinero ajeno, por una observación que hizo la Auditoria Superior de la Federación, meses antes de que saliera a flote el mega fraude cometido por FICREA, retiraron de esa financiera “popular” el dinero invertido con todo e intereses.

Ahora resulta, según criterio de los responsables de la oficina estatal que se encarga de la conducción y transparencia de los funcionarios y el manejo que den a dineros públicos estatales, no hay delito que perseguir, porque los dineros se regresaron al Fondo Federal de Aportaciones para la Seguridad Pública y de los 6 millones que generó de intereses, solo se están comprobando 4 millones que fueron gastados o utilizados sin decirse en que ni donde, esto al menos de acuerdo con la Auditoria Superior de la Federación, quien en su reporte señala, que aun cuando se regresó el dinero desviado indebida e improcedentemente, hay un probable daño a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Es entendible, más no justificable que la dependencia de vigilar el destino y empleo de los dineros públicos, pretenda y quiera ahora convencer a la comunidad que no se cometió delito alguno, pues se regresó el dinero mal empleado.

Y, como dijo el ranchero “´antones, el que toma algo ajeno y lo regresa, no es rata y ´antones porque hay tantos en el “bote”, solo porque quisieron, pero no se les hizo robar al prójimo”.(www.intersip.org)

About