Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Voltea sus ojos a ellos

Sin temor a equivocarme, son pocos e inclusivos contados con los dedos de una sola mano y sobran, los diputados locales coahuilenses que durante sus tres años de legisladores, voltean sus ojos hacia uno de los sectores más vulnerables, no necesariamente por lo  económico, sino por su situación física y que por desgracia, siguen siendo los marginados y discriminados generalmente por la mayor parte de los ciudadanos que poco respeto y consideraciones tienen con ellos cuando se cruzan por su camino, particularmente tratándose de conductores vehiculares.

Mi Columna

Voltea sus ojos a ellos

Por Carlos Robles Nava

Sin temor a equivocarme, son pocos e inclusivos contados con los dedos de una sola mano y sobran, los diputados locales coahuilenses que durante sus tres años de legisladores, voltean sus ojos hacia uno de los sectores más vulnerables, no necesariamente por lo  económico, sino por su situación física y que por desgracia, siguen siendo los marginados y discriminados generalmente por la mayor parte de los ciudadanos que poco respeto y consideraciones tienen con ellos cuando se cruzan por su camino, particularmente tratándose de conductores vehiculares.

Conozco pocos casos y personas que les ceden el paso, que les ayuden a cruzar una calle cuando es necesario, que les abran las puertas de algún comercio u oficina pública, en fin que abogue por los derechos de los minusválidos, discapacitados, inválidos o mencionadas en últimos años como personas con diferentes capacidades.

Igualmente no se conoce escuela alguna, sea de educación básica o estudios superiores en donde se les hable de brindarles a esos protegidos, una atención o consideración por su imposibilidad física.

Por lo pronto, la diputada local, de nacimiento regio, pero torreonense de corazón y residencia definitiva, Claudia Elisa Morales Salazar, ha aventado la moneda al aire al plantear en la tribuna del Congreso del Estado, su propuesta para hacer respetar los derechos de los minusválidos.

En su exposición recalcó que el derecho a la accesibilidad es el más violentado en Coahuila, esto de acuerdo a foros realizados en la Entidad en los que se persiste que el 60 por ciento de la infraestructura urbana no es buena para las personas con capacidades diferentes.

Para apoyar y dar mayor sustento a su propuesta, Morales Salazar, dijo que a los discapacitados o inválidos cuando no faltan quienes obstruyen las banquetas con materiales de construcción o al estacionar sobre las mismas banquetas el vehículo, se registran otras irregularidades que ocasionan mayores riesgos de incidentes a los minusválidos y en particular para los que carecen de la vista.

Claudia Elisa, la diputada local, propuso se reforme la Ley para el Desarrollo e Inclusión de las Personas con Discapacidad, a fin de establecer la obligatoriedad en la rehabilitación de los accesos ya existentes y de manera muy especial en los nuevos, respetándose la reglamentación de los desplazamientos para los discapacitados, pues en los actuales no se cumple con las normas.

Igual pide en su planteamiento, la modificación del Artículo 28 de la Ley para el Desarrollo e Inclusión de las Personas con Discapacidad, que la Secretaría de Gestión Urbana, Agua y Ordenamiento Territorial y las municipales ligadas a este tema destinen recursos para la rehabilitación de las instalaciones de accesibilidad ya existentes en espacios públicos.

Es de reconocerse esta propuesta por la legisladora Morales Salazar y en particular que se establezcan medidas rígidas y ejemplares para quienes violen el derecho a la accesibilidad, por la  poca atención que ponen las autoridades estatales y municipales para proteger a las personas con capacidades diferentes.

Este tema, por fortuna o desgracia, según desde el punto de vista en que se enfoque, tiene mucho que dar, pues no solo se trata de revisar los accesos públicos y que se cumpla con las elevaciones legales, ya que los hay no solo los que llegan a elevaciones hasta de metro y medio, sino igual establecer en la citada ley, la obligación de instituciones bancarias, públicas y otras de constante movilidad, atención preferencial a las personas de capacidades diferentes que acuden a esos lugares para no someterlas a largas esperas en las filas, irregularidad común bancos y otras oficinas de acceso público.

Este tema es tan abundante que debe incluirse a las instituciones de salud como el IMSS, I.S.S.S.T.E., Centros de Salud, etc., cuyos accesos para minusválidos son inaccesibles e improcedentes.

De que hay mucho que hacer en la materia, no hay duda y ojalá esta buena intención de la diputada Claudia Elisa, no sea una golondrina en verano y que realmente se de seguimiento volteando permanentemente sus ojos a ese sector desprotegido por sus condiciones físicas. (www.intersip.org)