Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

Cada vez hay menos quien los cuide

Muy a pesar que el IMSS contrató este 2015 para la entidad a 143 especialistas, continúa la falta de médicos que llenen vacantes en cardiología, urología, nefrología y anestesiología. Siendo incapaz de poder lograr ocupar vacantes y a su vez se contradicen porque todo indica que para el pago de personal médico si cuentan recursos,  empero, existen algunos rubros de los cuales les duele el codo o al menos dicen no contar con dinero para ello.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Cada vez hay menos quien los cuide

Muy a pesar que el IMSS contrató este 2015 para la entidad a 143 especialistas, continúa la falta de médicos que llenen vacantes en cardiología, urología, nefrología y anestesiología. Siendo incapaz de poder lograr ocupar vacantes y a su vez se contradicen porque todo indica que para el pago de personal médico si cuentan recursos,  empero, existen algunos rubros de los cuales les duele el codo o al menos dicen no contar con dinero para ello.

Pero la carencia de personal médico especialistas no es el único problema del IMSS de Coahuila, sino es algo que comparte con el resto del país al igual que las guarderías que dependen de este organismo de salud.

El Seguro Social asegura que no tiene dinero suficiente, aunque, los servicios médicos subrogados sí los hay,  pero fueron desviados a otras áreas. Mientras quienes legislan prometen pugnar, incluso, porque se decrete una Ley Federal de Guarderías porque solamente se hace mención dentro la misma Ley del Seguro Social, pero como algo meramente regulatorio sin entrar en muchos detalles que los tiempos de ahora requiere de una mayor necesidad.

En todo esto, sólo las madres trabajadoras y sus hijos conocen los  pro y contras del dizque esquema simplificado de guarderías en el Instituto Mexicano del Seguro Social, que inicia cada año aunque sin ningún cambio.

Desde que implementó su nuevo esquema del régimen simplificado disminuyó a las nuevas guarderías sus cuotas establecidas que se paga a los subrogados por cada niño y también impide los estudios médicos hechos a los menores fuera del IMSS.

La alimentación se acopla a la región y propuso un menú económico, aunque con el mismo valor nutricional, se añadió la flexibilidad en la adquisición de mobiliario y equipo, como es el caso de juguetes educativos más económicos.

Algo que no dejó contentos a los subrogados del antiguo esquema vecinal comunitario de compensar las inasistencias de niños en una sala determinada, se dividen por edades, de aquellas donde rebasaban la capacidad de atención, con lo cual cobraba el número global de infantes atendidos al mes.

Desde el cambio del sistema simplificado ya no es posible porque  se prohíbe rebasar la capacidad de las salas y sólo se pagará por lo menores asistentes, aunque  hay opción de incrementar la inscripción en un 15 por ciento para compensarse aunque no es lo mismo para los Presidentes de las Asociaciones de cada Estado del país, pese se justifique que no se compensa comparado al ausentismo en época de frío y vacaciones, llegando muy apenas al 40 por ciento de su capacidad en la estancia infantil.

El esquema rebajó los requisitos de personal; pues antes se podía llegar a cinco educadores de acuerdo al número de pequeños por área; y ahora sólo se requiere de una, sin importar la cantidad de infantes, se eliminó de igual forma la necesidad de tener secretaria.

Hay quienes consideran que la reducción de personal aumenta la inseguridad y el riesgo de que ocurran accidentes, quizá de consecuencias fatales, ya que no se tratará de profesionistas sino de personas sin preparación.

Los actuales servicios subrogados buscan aumentar el tiempo de contrato con el IMSS, de un año a tres, como se manejará en estancias del esquema simplificado, ya que 12 meses no son suficientes para programar inversiones y crecimiento, además no existe la certeza jurídica de continuar los convenios.

Los propietarios de las guarderías consideran difícil no ampliar los contratos puesto que sería ilógico ya que todo esto se origina por la falta de espacios y necesidad de tenerlos sin mayores costos para la dependencia.

Las posibilidades cada vez se hacen menos de ampliar el tiempo porque está controlado todo por la Secretaría de Hacienda y el Instituto Mexicano del Seguro Social, que no pueden comprometer los recursos de años anteriores.

Una realidad es que el IMSS disminuye las opciones para las guarderías del llamado esquema vecinal, pues aunque no les obliga a cambiar, se les impone que en caso de ampliar la capacidad instalada o abrir uno más, necesariamente tendrán que tomar la nueva forma de administración.

Para los subrogados no existe otra alternativa que acudir a la Federación para solicitar una iniciativa que expongan la problemática aunque cada vez que existen tiempos electorales para aprovechar la coyuntura que significa para tratar el asunto y recibir además el beneficio comercial de contar con mejores cuotas, existen candidatos que señalan que los agentes subrogados tienen muy claro el compromiso con los niños y no son beneficencia pública ni filántropos, sino son una empresa que se dedica a cuidar niños.

Lo único cierto es que existe la necesidad inmediata de los espacios porque  cada vez son más mujeres las cuales se ven en  la necesidad de trabajar ante la crisis que se vive en el país, ya que es incuestionable que a diario es más difícil sobrevivir con el ingreso de una sola persona. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org