Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Los egoísmos de Lolita

No conozco, al menos y hasta ahora, a alguien que hable bien de Dolores o Lolita, conocida así también la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, lo que estimo no solo normal, sino natural, pues nadie sea mexicano o de otro país, le gusta ni agrada le cobren impuestos, que precisamente su nombre lo indica todo, ya que se trata de una mala o buena imposición de los gobernantes que ha tenido el universo desde hace miles de años.

Mi Columna

Los egoísmos de Lolita

Por Carlos Robles Nava

No conozco, al menos y hasta ahora, a alguien que hable bien de Dolores o Lolita, conocida así también la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, lo que estimo no solo normal, sino natural, pues nadie sea mexicano o de otro país, le gusta ni agrada le cobren impuestos, que precisamente su nombre lo indica todo, ya que se trata de una mala o buena imposición de los gobernantes que ha tenido el universo desde hace miles de años.

Lo incongruente de esta fama es que Hacienda puede ser el órgano gubernamental federal que apoye a los sectores más vulnerables, ya que tiene en sus manos y está en condiciones de hacerlo sin costarle un solo cinco y menos echar mano a los tan deseados y vigilados recurso económicos  origen de impuestos o llamados también contribuciones.

¿ Por qué no lo hace, sonando todo tan fácil y placentero para hacerlo?. Por simple tramitología, prefiriendo en la mayoría de los casos que lo que puede repartir para apoyar a los más vulnerables o necesitados, se eche a perder o que su caducidad mientras se tiene en resguardo lo que puede repartir.

Me refiero a los cientos y hasta miles de toneladas de productos varios que se decomisan en las aduanas fronterizas y, además en operativos en “pulgas”, mercados sobre ruedas, comercios establecidos, etc., por pretender pasarlo de contrabando.

Igual serían miles de familias mexicanas que se beneficiarían recibiendo de Lolita o Dolores, de vez en vez una bendición distribuyendo alimentos, ropa y un sin fin de productos y artículos de todo tipo que mejor se echan a perder en las bodegas donde se canalizar las incautaciones de cualquier contrabando.

Conforme a la política de nuestras leyes fiscales, lo decomisado no puede hacerse uso de ello y escasamente se hace en determinados casos, aunque eso sí, muchos de los funcionarios administrativos de las aduanas de las fronteras norte y sur, en particular de la primera, se llenan las bolsas de pesos disponiendo de cantidades apreciables de los retenido por su entrada ilegal, al igual que los policías fiscales que se “embolsan” de todo  sin faltar la negociación que más adelante hacen de lo que Lolita no se “atreve” hacer felices a cientos de familias de mínimos y escasos dineros para sobrevivir.

Esto puede sonar a fantasía o incredibilidad de que mejor las autoridades hacendarias federales, prefieren se echen a perder los artículos retenidos o decomisados por su introducción ilegal, que hacerlos llegar a sectores marginados.

Es verdad que para hacer lo expuesto hay que seguir una serie de trámites que bien pueden cumplirlo no solo gobiernos municipales o estatales sino también organismos sociales, muchos de ellos que tienen que pasar por una serie de problemas y contratiempos para recolectar recursos económicos ciudadanos para hacer el bien a miles de coahuilenses que demandan no solo alimentos, sino ropa, artículos escolares, zapatos, etc., que raya en el insulto que se prefiera se echen a perder que entregarlos a quien les haga falta.

En días pasados, en una de las sesiones de los diputados locales coahuilenses, los del Partido Verde Ecologista de México, del grupo parlamentario “José Mario Molina Pasquel Hernández”, encabezado por Javier de Jesús Rodríguez Mendoza, para obtener un punto de acuerdo legislativo para solicitar al titular de la delegación coahuilense de la Procuraduría General de la República, que la ropa y demás productos decomisados por pretenderse su entrada a México sin el pago fiscal, en vez de destruirse o dejar se eche a perder en las bodegas donde se resguardan, se done a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para que ésta la distribuya en los Municipios de Coahuila de alta marginación.

De lograrse una respuesta positiva sobre esta petición que es además de noble, razonable, los diputados no solo del Verde Ecologista, sino de los demás legisladores que aprobaron este punto de acuerdo, un hecho trascendental, pues no se recuerda gestoría similar, demostrando con ello que los integrantes de esta sexagésima legislatura quieren estar cada vez más cerca de la gente.(www.intersip.org)