Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Se chiflaron y treparon

Con o sin razón, un grupo minoritario de San Buenaventura, Coahuila, cumplió más de un mes de haberse posesionado de la Presidencia Municipal de ese municipio, exigiendo la renuncia de su Alcalde, Oscar Flores Lugo, más conocido por el alias de “La Polvora”.

Mi Columna

Se chiflaron y treparon

Por Carlos Robles Nava

Con o sin razón, un grupo minoritario de San Buenaventura, Coahuila, cumplió más de un mes de haberse posesionado de la Presidencia Municipal de ese municipio, exigiendo la renuncia de su Alcalde, Oscar Flores Lugo, más conocido por el alias de “La Polvora”.

Han realizado múltiples protestas y manifestaciones callejeras, tenido reuniones una con el Gobernador, Rubén Moreira, aprovechando una gira de trabajo que hizo por esa región y otra con el Secretario de Gobierno, Víctor Zamora y nada los convence de su decisión aferrada de la caída de la famosa “Polvora”, quien para seguir despachando como Edil, se trasladó a las oficinas de la Policía Municipal Preventiva de ese lugar.

Quieren que renuncie “La Polvora” y éste pregunta los motivos y pide pruebas. Exigen que el Congreso del Estado, lo destituya sin existir acta de acuerdo mayoritario del Cabildo.

Las cabecillas de los inconformes, al rebuscar en la papelería de la Presidencia aprovechando su abandono, encontraron que en la nómina figuraba un sacerdote católico a quien se le daban 3 mil pesos al mes por llevar a cabo actividades de orientación a grupos de distintas edades y lo acusaron de “aviador” por lo que el sacerdote renunció y días después, vecinos de San Buena ajenos al grupo discordante, públicamente pidió restituyeran al cura.

El grupo defensor del sacerdote, dijo a los medios de comunicación de la Región Centro, no estar de acuerdo con este movimiento, alboroto o “grillerío” que traen quienes rechazan a “La Polvora”.

Las acusaciones hasta ahora, han sido de simple palabra, pues no se han presentado pruebas por más que las autoridades estatales han pedido hagan una denuncia formal, de malos manejos del presupuesto de San Buena.

Iniciaron con un bloqueo de la calle frente donde se encuentra el edificio municipal y con magnavoces y equipo de sonido de día y noche estuvieron “informando” a la comunidad sobre su acción e invitando se sumen, pero no pasar de ser más de 150 a 200. Ellos dicen tener la voz de toda la comunidad.

La tarde y parte de la noche del miércoles de esta semana, bloquearon la carretera federal número 30 que va de Monclova a Cuatrociéngas y por más de seis horas nadie pudo continuar con su destino, dependiendo a donde iba, pues se paralizo la circulación de quienes de Cuatrociénegas o bien de Lamadrid y otros municipios iban a Monclova o bien los que de esta última ciudad se trasladaban a La Laguna, incluyendo camiones de pasajeros, algunos de cuales optaron por rodear vía Monclova, Saltillo y Torreón como punto final. Hubo una fila vehicular de 10 kilómetros de distancia.

Ya surgieron las primeras voces que tachan a los inconformes de pertenecer a un partido contrario al que pertenece “La Polvora”; así como separarse y pintar su raya los que iniciaron el movimiento, pues aseguran que ya se politizó.

Quieren, con o sin razón, la caída de “La Polvora”, quien por su parte, los reta con “cuando gusten me voy, pero que lo acuerde el Ayuntamiento en sesión de Cabildo y lo sometan a votación en el Congreso del Estado”, mientras tanto San Buenaventura, la tierra de “La Polvora”, se ha está convirtiendo en una verdadera polvora, disculpando la redundancia, en tiempos electorales.

No tengo el gusto de conocer personalmente a Oscar Flores Lugo, sin embargo, coincido con sus exposiciones: “Compruébenme que estoy robando y me voy”. “Que me quite el Congreso, pero que el acuerdo salga en sesión del cabildo en pleno”.

Los enemigos e inconformes de la “polvora”, aseguran no cederán hasta ver la caída de su todavía Alcalde y las autoridades estatales siguen con su cordura y diálogo, que no ha funcionado hasta ahora.

Será que el reducido grupo de inconformes ya se chifló y se trepó a las autoridades. (www.intersip.org)