Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

Y las campañas agarran fuerza

En nuestro país las campañas publicitarias sobre la concientización respecto a algún tema ya sea de salud, educación o seguridad siempre son muy nulas. Solamente cuando existe tiempos electorales es cuando estas campañas toman fuerza en donde se hace una cultura y se pudiera considerar como lo único positivo de los tiempos electorales.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Y las campañas agarran fuerza

En nuestro país las campañas publicitarias sobre la concientización respecto a algún tema ya sea de salud, educación o seguridad siempre son muy nulas. Solamente cuando existe tiempos electorales es cuando estas campañas toman fuerza en donde se hace una cultura y se pudiera considerar como lo único positivo de los tiempos electorales.

             De todas aquellas campañas que hay en los Estados en donde son tiempos electorales el de Coahuila es el único en donde se le ha dado mayor importancia a la salud y obviamente son anuncios que en términos legales electorales son permitidos, pero lo más importante es hacer cultura porque en la salud el mexicano siempre le apuesta a ser optimista en el nivel más alto, pero tampoco hay que pecar de confiados ya que como todo el exceso es malo. Cuántas veces hemos escuchado la frase: ¡ A mí no me va a pasar !. Muy seguido y viniendo de un mexicano ésta exclamación es algo muy cotidiano.

            Escuchamos a diario hablar de lo que es el cáncer de mama, por las mismas campañas publicitarias emprendidas por las diferentes instituciones de gobierno, al igual que sus campañas de detección y aun así gran parte de la población femenina creen que están exentas de una enfermedad cancerígena, que hoy en día desgraciadamente es la primera causa de muerte en mujeres mexicanas.

            Pero ésta campaña publicitaria regresa nuevamente a nuestra Entidad por estar en tiempos electorales en donde se trata de concientizar a la población sobre la consecuencia del cáncer de mama y cervicouterino. Aunque según datos de la Secretaría de Salud en el Estado, cuatro mujeres mueren cada semana a consecuencia de esta enfermedad.

No obstante aun y cuando estas cifras son alarmantes, Coahuila ha pasado a ocupar el décimo segundo lugar en incidencia de casos de cáncer de mama a nivel nacional, aunque sigue siendo la principal causa de muertes femeninas en la Entidad.

            Esto representa el 14.3 por ciento de mortalidad a causa de este padecimiento por cada 100 mil mujeres de 25 años y más, lo que es un 15 por ciento por debajo de la media nacional, que es del 16.8 por ciento.

            Aunque no es muy significativo, no deja de ser alentador para nuestra entidad ya que es el resultado de los diversos programas emprendidos por el Gobierno de Rubén Moreira Valdés, y la lucha permanente de todas esas mujeres que lo padecen o lo padecieron y que se aferran a la vida venciendo la enfermedad.

            En Coahuila no hay pretexto para que las mujeres no se hagan éstas importantes revisiones, se les hace una ecografía, un Papanicolaou o una mamografía  si se les detecta alguna displacía u otro problema, rápidamente son canalizadas con un especialista y se empieza con un tratamiento que en muchos de los casos resulta favorable y les ayuda vencer el cáncer. Todo esto gracias a las acciones del Gobierno del Estado de Coahuila a través de sus diferentes programas que ha logrado disminuir la incidencia de esta enfermedad.

            Por desgracia el cáncer de mama está destinado a ser, en un futuro no muy lejano, la primera causa de muerte en las mujeres de México, a la vez que las enfermedades crónicas degenerativas, hablando en caso específico de la diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón.

            Es por eso necesario reforzar las campañas de prevención y promoción a la salud permanente y no solo en un mes específico en donde también se incluya la prevención del papiloma humano para evitar en las mujeres el cáncer de cuello uterino, así como en los hombres el cáncer en el pene es por eso que su vacuna ante éste virus tiene que ser antes de una edad activa sexualmente en donde ha quedado demostrado de acuerdo a los indicadores de los embarazos a temprana edad en promedio son ya de los 15 a 13 años de edad motivo por el cual las autoridades de salud en nuestro país han decidido la aplicación de la vacuna a los 9 años de edad.

            Si las autoridades enseñan a la población que se puede evitar los factores que llevan al cáncer, entonces se logra hacer realmente una labor a favor de los mexicanos.

            Pero para quienes ya tienen el cáncer y que no tuvieron oportunidad de detectarse a tiempo, deben estar educadas para estarse constantemente realizando estudios y exámenes, pero quien evitó, los factores, desde un principio prácticamente está protegido.

            El cáncer se va quedar como la causa más frecuente de los problemas, por ello es necesario, si ya se tiene conocimiento que de 5 a 10 años se va tener éste problema, es necesario empezar a educar a las generaciones que en esa época estarán en contacto con los factores de riesgo y de esta manera poder anticipar a esta presentación. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org