Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Bien dicho por el Padre Lalo

El tema es lamentable, pero por desgracia es una realidad que los mexicanos han llevado encima y viviendo desde hace decenas de años y se trata de que los candidatos a puestos de elección pública y en este caso es referente a los actuales aspirantes a diputados federales, respecto a que prometen mucho y cumplen poco, pues una vez sentados en el Congreso de la Unión sean diputados locales, federales o senadores, se olvidan no solo de los ofrecimientos, sino hasta de los grupos de ciudadanos que votaron a su favor para llegar a donde se encuentran o sea en el poder legislativo.

Mi Columna

Bien dicho por el Padre Lalo

Por Carlos Robles Nava

El tema es lamentable, pero por desgracia es una realidad que los mexicanos han llevado encima y viviendo desde hace decenas de años y se trata de que los candidatos a puestos de elección pública y en este caso es referente a los actuales aspirantes a diputados federales, respecto a que prometen mucho y cumplen poco, pues una vez sentados en el Congreso de la Unión sean diputados locales, federales o senadores, se olvidan no solo de los ofrecimientos, sino hasta de los grupos de ciudadanos que votaron a su favor para llegar a donde se encuentran o sea en el poder legislativo.

Así es la política, al menos en nuestro México.

Por lo anterior, no es gratuito que el sacerdote monclovense, Eduardo Nery, en la homilía de este domingo pasado en la parroquia “Santiago Apóstol”, en la ex capital latinoamericana del acero, exhorto a los fieles a nombre de la iglesia católica a “no amar de palabra y de boca, sino de verdad y con obras, porque de esta forma se podrá tener la estabilidad y la paz que tanto deseamos todos”.

Puso de ejemplo las campañas electorales que cuando “los políticos andan en campaña prometen seguridad, prometen trabajo, prometen acciones para fortalecer la ciudad y cuando llegan al poder no cumplen con nada y es lo que molesta en gran medida a las personas”.

Esa es la fama que han hecho aquellos diputados locales, federales y senadores que durante su peregrinar en búsqueda del voto, ofrecen las “perlas de la virgen” en su afán de llegar a la curul tan deseada y una vez sentados ahí, fuera de cobrar religiosamente sus quincenas, viáticos y gastos de representación, no solo incumplen lo prometido, sino no regresan a sus distritos, es decir, a los sectores que votaron a su favor y a los que les están fallando.

Eduardo Nery, amplio su sermón señalando que es importante que las personas realmente hablen con sus acciones, que hagan lo posible por agradar a Dios y no que solo prometan cosas que después no van a cumplir porque realmente no existe esa intención.

Lalo, el sacerdote monclovense aunque con palabras y frases más ligeras o “elegantes”, hizo referencia a la demagogia de muchos de nuestros candidatos del presente, así como a los que en el pasado lo fueron y ahora son supuestamente “respetables políticos”, cuando que el respeto se gana con la seriedad de la palabra y el no engaño a quienes están en su entorno.

Crítico el engaño que se comete con quienes confían en ellos (los aspirantes), lo que es mal visto ante Dios, recalcó.

¿ Por qué el cumplimiento de las promesas ?. Justamente lo razona el padre católico Eduardo Neri, explicando que es necesario que cuando se hace una promesa, debe cumplirse o bien no se hagan y con sus acciones los aspirantes una vez convertidos en legisladores, con sus acciones demuestren realmente que son buenas y que quieren lo mejor para su comunidad.

Remató su homilía, recordando que Dios estableció “si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis y se realizará”, pues al actuar de buena fe y no engañar, se les dará todo lo que necesitan.

El religioso Eduardo Neri, no solo tuvo razón en su justo análisis hecho a los actuales aspirantes a legisladores, pues los que ya son, llevan casi tres años incumpliendo lo prometido y bien que sirve este recordatorio o “pedradota” a los sucesores y ganadores que habrán de tomar las riendas de San Lázaro, el primero de septiembre entrante. (www.intersip.org)