Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

Entonces, ¿Cómo deben de ser recordados?

Si observó en esta semana a estudiantes en el turno matutino o vespertino sin uniformes, todos en fachas y con mochilas sobre todo alumnos del nivel secundaria, no se preocupe, que no se echaron la pinta o se les olvidó el uniforme aunque tampoco se trata de alguna manifestación. Simplemente es la manera como se está celebrando el Día del Estudiante en México.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Entonces, ¿Cómo deben de ser recordados?

Si observó en esta semana a estudiantes en el turno matutino o vespertino sin uniformes, todos en fachas y con mochilas sobre todo alumnos del nivel secundaria, no se preocupe, que no se echaron la pinta o se les olvidó el uniforme aunque tampoco se trata de alguna manifestación. Simplemente es la manera como se está celebrando el Día del Estudiante en México.

Ese día es el 23 de mayo en donde se conmemora a los estudiantes que protestaron en 1929 para lograr la autonomía de lo que hoy se conoce como la Universidad Nacional Autónoma de México, es decir, la UNAM la principal casa de estudios superiores en el país.

Su trayectoria no fue nada fácil ya que tuvieron que pasar por una serie de agresiones por parte de la Policía Federal de Caminos, después de algunas huelgas y protestas que tuvieron que realizar y en aquel entonces el que se manifestara aunque fuera un grupo pequeño de estudiantes estaba prohibido por nuestros gobernantes aplacándolos con el uso de la fuerza pública.

Sin importar los medios o el lugar, el gobierno federal siempre tenía que aplacar este tipo de manifestaciones en donde incluso la represión sucedió dentro de las instalaciones de la universidad, en la Escuela de Derecho el día 23 de mayo de 1929 dejando un registro inolvidable en la historia de nuestro país.

Dicha represión fue tan indescriptible y cruel en donde se estableció que en honor a los estudiantes afectados se conmemoraría cada 23 de mayo como el Día del Estudiante.

Es por ese motivo que en la Ciudad de México en el Centro Histórico se deriva el nombre de la Plaza 23 de mayo, también conocida como la Plaza de Santo Domingo.

Al día de hoy quienes tienen más presente ese día de aquel año evidentemente son los de la Ciudad de México, pero en el resto del país sobre todo en el norte más del 80 por ciento de los estudiantes no sabe el por qué se conmemora el Día del Estudiante en México. Simplemente les ponen actividades muy sosas en donde tienen todo menos el recordar a aquellos estudiantes que lograron la autonomía de esa casa de estudios ejemplo a seguir en el resto del país.

La manera de honrarlos es asignarles actividades dentro de las escuelas como un “rally” que son competencias deportivas de resistencias entre compañeros o la otra es que los dejan descansar del uso de los uniformes asignándoles que vallan vestidos de un tema libre, o descombinados para hacerse notar y diferenciar del resto de la población estudiantil, pero sin saber el verdadero significado del Día del Estudiante o al menos el saber el por qué.

Los estudiantes simplemente se divierten y piensan que es un día merecedor de ello por el simple hecho de ser, es decir, se lo ganaron porque la escuela lo celebra sin causa alguna.

Cabe mencionar que la intervención por parte del gobierno federal para acabar con una manifestación de estudiantes con el uso de la fuerza pública e inclusive militar, no ha sido la única presentada en nuestro país el 23 de mayo de 1929, sino también han existido otras protestas de estudiantes y que han sido reprimidas por parte del gobierno siendo la más recordada la del movimiento estudiantil del 68 siendo un 2 de octubre de 1968 en donde militares se enfrentaron con estudiantes y civiles dejando así una fecha llena de sangre y muerte que cada año en México se recuerda como un hecho lamentable en su historia y sin justicia en donde la mayoría de los mexicanos la recuerdan como la “Matanza de Tlatelolco”.

En México siempre se ha buscado la lucha para mejorar la calidad de la educación para los estudiantes mexicanos, sin embargo, siempre han sido decisiones sin pensar y ni planear como ésta última en donde se amplió la duración del año escolar que realmente poco resultado ha tenido en aprovechamiento y sobre todo continua sin una brecha de logros entre estudiantes de las comunidades empobrecidas y los que asisten a las escuelas más ricas o privadas.

Cuántos movimientos más por parte de los estudiantes necesita el gobierno mexicano para entender que se necesitan y urgen otras políticas para impulsar el logro de los estudiantes competitivo a nivel internacional. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org