Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Ofenden a los arteaguenses

Tremendo revuelo e indignación ha motivado entre los distintos sectores de Arteaga, Coahuila, la pretendida decisión de retirar el nombre de una de sus calles del querido médico y revolucionario arteaguense, Enrique M. Garza Carvajal, a quien por años se le ha dado pleno reconocimiento por su altruista labor para los sectores más débiles económicamente y en especial de las comunidades ejidales.

Ofenden a los arteaguenses

Por Carlos Robles Nava

Tremendo revuelo e indignación ha motivado entre los distintos sectores de Arteaga, Coahuila, la pretendida decisión de retirar el nombre de una de sus calles del querido médico y revolucionario arteaguense, Enrique M. Garza Carvajal, a quien por años se le ha dado pleno reconocimiento por su altruista labor para los sectores más débiles económicamente y en especial de las comunidades ejidales.

Al doctor Garza Carvajal, pese a los años transcurridos se le sigue recordando no solo con afecto, sino con justa razón, pues entregó su vida al cuidado de la salud de los habitantes tanto del sector urbano como del campo.

Arteaguenses que siguen conservando nobles recuerdos del doctor Enrique M. Garza, comentan que fue un médico a quien le importaba más la salud de los que acudían a consultarlo, que cobrar un solo centavo por la visita médica y que en infinidad de ocasiones hasta las medicinas les daba de manera gratuita e igualmente como cuando el enfermo era del área rural, él en persona y con sus propios recursos, acudía hasta Los Lirios, Escobedo, Mesa de las Tablas, San Antonio de las Alazanas, Jame, El Tunal y otras muchas comunidades ejidales para atender en el domicilio de niños, jóvenes, adultos y ancianos que por su enfermedad no tenían movilidad para acudir a su consultorio.

Los ciudadanos con residencia o ascendencia en Arteaga y los descendientes del doctor Enrique M. Garza, han hecho circular volantes y por las redes sociales rechazando y censurando la intención, aprobada en primera instancia por el Ayuntamiento de Arteaga, de retirar el nombre del ameritado facultativo arteaguense, haciendo mención de manera preponderante de que además de su caritativa labor entre los grupos de menos recursos de los distintos sectores de Arteaga, fue Alcalde interino y regidor del municipio y como si fuese poco, fue mayor del ejército Constitucionalista destacando en peligrosas actividades junto con otros vecinos de Arteaga, auxiliando al general y doctor Rafael Cepeda de la Fuente, como enlace entre los grupos rebeldes para llevar parque, armas y correspondencia, además de haber sido un valiente y comprometido ciudadano, su esposa Inés Cepeda, fue hermana del general Abraham Cepeda y del general y doctor Rafael Cepeda, ambos próceres de la revolución mexicana.

Indican en sus misivas que cuando construyeron la avenida que parte de la orilla de la carretera 57 y desemboca en la Alameda de Arteaga, los arteaguenses pidieron al Cabildo de aquel entonces y éste así lo aprobó, se diera el nombre a esa nueva arteria de Dr. Enrique M. Garza Carvajal, por su gran calidad humana y benefactor de los más necesitados y el aprecio de la comunidad en general.

En Arteaga, es un secreto a voces que la “ideota” de cambiar el nombre de dicha calle, nació del Secretario del Ayuntamiento, Gabriel Orsua Martínez, suponiéndose que esto se deba a la falta de conocimiento de la historia de “su dizque” pueblo, del joven funcionario que hace las veces de Edil, ante la enfermedad de Jesús Durán Flores, quien desde hace tiempo padece de una diabetes aguda.

Entre los mismos regidores y síndicos del actual ayuntamiento de Arteaga, es un secreto a voces que Gabriel Orsua Martínez, ha ofrecido un bono económico a los miembros del Cabildo para que voten a favor de quitar el nombre del ameritado doctor y revolucionario, Enrique M. Garza Carvajal, ignorándose las razones de ofender de esa manera a los arteaguenses.

La propuesta de Gabriel Orsua Martínez, es sustituir el nombre del hijo distinguido de Arteaga, el doctor Garza Carvajal e imponer el de la conocida actriz Beatriz Aguirre, nacida en Arteaga, que tiene todos los méritos necesarios para ser honrada y homenajeada instituyendo su nombre en una calle, con la agresión de quitar el de otro arteaguense y ofendiéndose a miles de habitantes por lo que en el pasado fue este ilustre y altruista médico.

Arteaga tiene infinidad de plazuelas y plazoletas, así como otras muchas calles que llevan nombres no de personas, sino de especies naturales, etc., que bien pueden servir para darle gusto al actual mandamás de Arteaga, el secretario Orsua Martínez, quien no es la primera ocasión que aprovechando la confianza otorgada por el Edil legítimo, Chuy Durán Flores, lo ha metido en diversos problemas, por no calificarlos como broncas gruesas.

Hoy, en sesión de Cabildo, los miembros del Ayuntamiento de Arteaga, Coahuila, habrán de expresar su última y definitiva decisión, invocando e implorando la comunidad de este Pueblo Mágico, que haya más sensatez e inteligencia de sus Regidores y Síndicos para que no se siga agrediendo más a los arteaguenses con decisiones con oscuros intereses. (ww.intersip.org)