Monday, 22/4/2019 | 12:23 UTC-5
InterSIP Noticias

La cuesta de la escuela

Iniciando la semana pareciera que todo va a regresar a la normalidad, pero en realidad qué significa eso porque para gran parte de la población sobre todo la adulta han pasado desapercibido estos días por el mismo encierro de la cotidianidad.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

La cuesta de la escuela

Iniciando la semana pareciera que todo va a regresar a la normalidad, pero en realidad qué significa eso porque para gran parte de la población sobre todo la adulta han pasado desapercibido estos días por el mismo encierro de la cotidianidad.

Cualquiera pudiera decir que todo sigue igual ya que continúan entrando a la misma hora laboral, salen de la misma manera, van y comen a sus hogares para luego iniciar otro día. Esto simplemente de manera superficial pero de alguna manera también la ciudad ha tenido un respiro en esta temporada vacacional larga de los niños porque también en las calles y avenidas principales de cada comunidad  fue notorio su poca afluencia vehicular y congestionamiento que habitualmente hay cuando es temporada escolar.

En efecto el lunes inician las clases de educación básica y con ello también el tormento para los padres de familia tener que enfrentar el golpe económico de la compra de útiles y uniformes escolares, incluyendo la famosa cuota para la sociedad de padres; que “no es obligatorio” y que realmente al final de cada año nunca rinden cuentas sobre el uso del dinero, pero en fin; no deja de ser un gasto que si lo sumamos a todo los preparativos para el nuevo regreso a clases, se eleva aproximadamente en tres mil quinientos pesos por cada pequeñín de manera  modesta y sin cumplirle sus caprichitos a los hijos sobre las mochilas de moda.

La peregrinación comenzó desde la segunda quincena de agosto, donde se ha visto decena de padres de familia corriendo por calles del centro de la ciudad, con los chiquillos agarrados en manos, para conseguir ofertas de uniformes y útiles escolares; así que ya se podrán imaginar el escenario, todos con las caras desencajadas porque no completan de tiempo y dinero cuando se tiene más de un solo hijo.

Aunque para algunas tiendas que ofrecen dicho servicio donde siempre esperaban éste jugoso mes de venta; no han registrado la misma afluencia como en otros años. Algunas de las razones que explican los comerciantes, es que ahora los padres de familia, sobre todo al mejor administrador del hogar o sean las mamás, ante la situación económica general por la que pasa el país, han hecho rendir el dinero, tratando de ahorrar lo más que se puede.

Para quienes tienen más de un solo hijo los uniformes van pasando como si fuera algún objeto hereditario, al igual que los libros, y todo aquello que pueda ser recuperable. Tanto para los hijos mayores o las familias que únicamente tienen uno solo; procuran reciclar los cuadernos que todavía pueden ser utilizados cambiándoles nada más el color del forro.

En cuanto a las famosas mochilas que andan de moda, simplemente los papas se hacen los sordos ante las peticiones de los menores, y también a reciclarlas si están en buenas condiciones. Dejando así las compras principalmente en cuadernos, lápices de colores y plumas.

Por otro lado, buscan uniformes baratos que han salido al mercado por negocios departamentales que años anteriores no tenían ese tipo de servicio, simplemente por mencionar las tiendas “Del Sol”, han extendido su variedad de productos escolares abriendo el nuevo departamento de calzado escolar, así también las tiendas “García”, sin olvidar una nueva modalidad de comercio informal con tiendas montadas temporalmente de manera improvisada en las salas de algunas casas en donde se puede encontrar desde calzado, uniformes y útiles escolares más baratos porque son de fayuca.

Aparte de la cuota que se le da a la sociedad de padres de familia, la cual varía en cada escuela desde los doscientos pesos a ochocientos cincuenta pesos; también existen las cuotas para las aulas, es decir, cada alumno debe de entregar dinero a sus maestros destinado a actividades de días festivos, como el día de San Valentín o la Amistad, el día de la madre, del padre, inicio de la primavera, día del maestro, del estudiante, etc. , y por último no olvidemos el costo de la matrícula por alumno que anda en un promedio arriba de los trecientos pesos, eso dependiendo del tamaño de sapo es el tamaño de la pedrada.

Para muchos padres de familia esto significa todo un sacrifico económico  y para poder amortiguarlo la única manera es buscando toda clase de ofertas para comprar lo básico, sin pensar todavía en el uniforme de invierno.

Aunque se dice que la educación es gratuita, muchos se preguntan en que parte del proceso de la educación de los hijos es gratuita. Si nada más en cuotas de sociedad de padres son doscientos pesos, matrícula arriba de trescientos pesos, la de gastos de días festivos arriba de los cuatrocientos dando un  promedio de arriba de mil pesos y dependiendo de cada escuela pública ya sea Federal o Estatal, pero supuestamente dicha asignaciones económicas no son obligatorias. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org

 

 

 

About