Monday, 23/10/2017 | 11:19 UTC-5
InterSIP Noticias

Dos países una nación

Dos países una nación

Por Rodrigo Ayala

Se dice que la política es el ejercicio del poder a favor del pueblo, que el político es el encargado de ejecutar las labores que favorecen al pueblo, que la democracia es la facultad del pueblo para elegir a sus gobernantes, y el voto la forma de conteo para hacer válida la elección del gobernante.

Si sustituimos estos conceptos a la realidad de México es como si se votara para elegir a personas que gobiernen a placer, apoyados por parlamentos que crean argumentos y conceptos que suponen definir la justicia, lo que está bien y lo que está mal. El resultado de su trabajo ya lo conocemos al enterarnos de las inconformidades del pueblo.

Los políticos dicen trabajar en leyes que harán el cambio, pero son tan inútiles si no se ejecutan tal cuales razón de existir para todos y por igual, como tan inútil es una marcha, protesta, inconformidad o huelga si no se respalda de una propuesta.

El parlamento se encarga de crear leyes para lo que les alcanza su visión de país, que pareciera que únicamente son formas de administrar los impuestos recaudados para cubrir los gastos de un estado que no logra satisfacer las necesidades desde el más pobre individuo hasta las necesidades del más entusiasta empresario. Pero también es corta la visión del sector inconforme de la población que no idea su plan para salir de su desfavorable situación cuando se aspira a depender de la esperanza que el estado complazca las necesidades de los habitantes sin satisfacerlas nosotros mismos.

Y entre la mala forma de gobernar un país y la inútil protesta de la sociedad queda en el olvido una razón por la cual vivir sabiendo que somos humanos dignos de nuestras capacidades físicas e intelectuales que nos separan del resto de los seres vivos.

El político trabaja por riqueza y el pobre para sobrevivir.

Es tan del feudal pensar que una sola persona pueda hacer el cambio de una nación como incoherente la actitud del pueblo enfurecido exigiendo un mejor trato si no es el mismo pueblo el que aspire a gobernarse, pero es donde está el reto, cada persona necesita la rigidez de un fanático religioso para comportarse de forma que se llegue a una armonía como nación y sociedad que tanto hace falta.

About

 Graphic Designer, a little foul-mouthed, playful, sincere and friendly.