Friday, 21/7/2017 | 22:51 UTC-5
InterSIP Noticias

Sin despejar dudas

Sin despejar dudas

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Sin despejar dudas

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Hace tres años que el gobierno de Coahuila hizo modificaciones en su reglamentación laboral para incluir la obligatoriedad y derecho de que toda trabajadora doméstica fuese incorporada al Seguro Social y percibiera salario justo, además de otras prestaciones.

Empero, han transcurrido igual tres años sin que la administración estatal no despeje ni aclare muchas dudas que existen sobre el derecho bien ganado de las trabajadoras domésticas para recibir por sus servicio lo que legalmente le corresponde y sean además inscritas en el IMSS.

La incertidumbre o desconocimiento de la mayor parte de quienes contratan los servicios de una doméstica cómo son los cálculos en muchas de esas trabajadoras que son ocupadas por un día o dos a la semana.

Contratantes de esos servicios se han dirigido a las oficinas de la Secretaría Estatal del Trabajo, requiriendo la información necesaria para cumplir con la ley, sin recibir respuesta, ya que generalmente a las o los interesados se les comunica que la o el encargado de dar esa información no está de momento en su lugar o salió de la oficina pidiéndosele volver a llamas y cuando se hace es la misma respuesta.

El tema viene al caso por declaraciones recientes de la Secretaria del Trabajo en Coahuila, Lic. Norma González Córdova, sobre la urgencia de que el Senado de la República ratifique el acuerdo 189 de la Organización Internacional del Trabajo a efecto de que sea obligatorio dar Seguro Social a las poco más de 48 mil domésticas que se estima tiene la Entidad.

La misma funcionaria ha dicho que estatalmente hay registradas en el IMSS alrededor de 800 a mil trabajadoras domésticas, preferentemente porque la o el patrón las incluyó en la nómina de su negocio, empero, esa cantidad se pierde de hecho al hacer el comparativo de las 48 mil que siguen sin gozar del beneficio de contar con Seguro Social y otras prestaciones a que tienen derecho.

No se sabe si esa de hecho mínima respuesta al llamado hecho por la administración estatal es por las dudas que se tienen por el número de días que son contratadas semanal o mensualmente o que también hay resistencia de sus contratantes u ocupantes de concederles ese beneficio a que tienen derecho como cualesquier trabajadora o trabajador.

El y los principales motivos de la poca respuesta que ha encontrado el llamado del Estado, varía como suele ser si la ocupación de una doméstica tiene que ser por mes y cómo se estimaría tratándose de contrataciones limitadas en el número de días trabajados por semana.

Cualquiera que sea el razonamiento pero ha imperado la decidía e indiferencia mostrada por la autoridad para responder a las dudas que se tienen, ya que no se trata de una sola prestación a conceder o sea la inclusión al IMSS, sino también de cómo sería el pago en aquellos casos en que la contratada recibe no solo alimentos, sino también techo por el tiempo en que es ocupada.

Esas son entre otras algunas de las preguntas sin respuesta, pues igual no se sabe cómo hacer el cálculo de conceptos como pago de vacaciones, horario, aguinaldo navideño, liquidación al terminar la relación laboral, etc., tratándose de ocupaciones de pocos días.

Urge se responda a esas inquietudes si en verdad se desea dar un beneficio a la mayoría de las trabajadoras domésticas coahuilenses. (www.intersip.org)

 

About