Friday, 20/10/2017 | 16:11 UTC-5
InterSIP Noticias

Deben endurecerse

Deben endurecerse

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Deben endurecerse

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

El hubiera no existe, empero, es bueno subrayar la necesidad de enmendar los errores o triquiñuelas del pasado, para mejorar las cosas y evitar más muertes y daños materiales cuando nuestro país sufre el embate de cualesquier sismo o terremoto.

La tragedia que el pasado septiembre sufrió la ciudad de México y que además se extendió a cuatro Estados más, dejó al descubierto una serie de irregularidades cometidas en materia de construcción, unas por ignorancia, otras por irregularidades, al igual que por incapacidad de quienes realizaron las obras, pero principalmente por corruptelas de funcionarios que por unos cuantos pesos pasaron por alto exigencias y obligaciones para llevar a cabo obras con normativas justas y correctas.

El desplome de infinidad de casas y no solo de éstas, sino de grandes edificios incluyendo obras públicas no soportaron ninguno de los dos sismos que azotaron a la ciudad de México y demás Entidades, porque no se construyeron con las reglas y normativas que ameritaba el tipo de construcción.

Hubo edificios con 40 y hasta 50 años que fueron construidos y se derrumbaron no solo porque sus cimientos eran endebles al meterse materiales de mala construcción, sino también por haberse cometido no la imprudencia, sino la irresponsabilidad de cargarle a estas antiguas obras, dos o más pisos y cuyo peso no soportaron porque su estructura no era para más pisos.

Se encontraron muchas casas y edificios venidos abajo en los que nunca se cumplió con el permiso de construcción y, peor, con las especificaciones correctas para aguantar o soportar el peso que venían cargando.

Quedó demostrada la alta corrupción que imperó en pasados años y que siguen siendo la constante en muchas oficinas públicas tanto de Desarrollo Urbano como de Obras Públicas y también de alcaldes en funciones en esas épocas y actuales.

En tiempos actuales con unos cuantos pesos, sobran los funcionarios de las dependencias que tienen a su cargo autorizar los permisos, pero principalmente supervisar si se cumple con las normas que instituidas en la ley y ceden por un miserable puñado de billetes sin importares que está en juego la vida de niños, jóvenes, adultos y muy adultos, al colapsarse esas malas construcciones.

Estos mismos especialistas no dudan de que ambos sismos hubieran causado daños y muertes, con la ventaja de que serían en menores proporciones en que se presentaron por no haberse empleado las técnicas especificadas, así como la calidad de los materiales empleados.

Insisto, el hubiera no existe, por lo que aunque no sea lo correcto y justo, a partir de ya deben las autoridades municipales y estatales endurecer sus reglamentos y leyes para dar más seguridad a quienes contratan la ejecución de toda obra, sean de uno o más pisos.

Se hacen comparativos sobre terremotos y consecuencias en sucesos similares en otros países como Chile y Argentina entre otros países que han sufrido las consecuencias de sismos.

Es doloroso aceptarlo y decirlo, pero pudo más la avaricia y la corrupción de no pocos funcionarios públicos que no tuvieron empacho en doblar los brazos y extender las manos para ceder ante unos miserables pesos para vender su conciencia firmando documentos que de antemano eran sinónimo de muerte como lo fue en días pasados. (www.intersip.org)

About