Saturday, 16/12/2017 | 12:56 UTC-6
InterSIP Noticias

No habrá para todos

No habrá para todos

Post by relatedRelated post

Mi Columna

No habrá para todos

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Los daños materiales causados por los dos terremotos de septiembre pasado afectando a la ciudad de México y cuatro Estados vecinos, no lograrán subsanarse ni con la aplicación de todo el presupuesto de un año del gobierno federal, esto conforme a opinión de especialistas y conocedores en la materia.

Las casas que cedieron a la agresividad de los dos sismos, junto con edificios de todo tipo y sobretodo las obras de infraestructura general, no será posible se consiga su reposición, pues son miles de casas afectadas, independientemente de escuelas, edificios públicos, vías de comunicación, sistemas ferroviarios, metros colectivos, etc.

El “compromiso” hecho público por el gobierno central en el sentido de que destinará varios de cientos de miles de millones de pesos para la reconstrucción, son voces de esperanza y consuelo para decir “no están solos mexicanos” al menos así se le considera y tenemos que entenderlo de esa manera.

Este es un llamado más para que los mexicanos, al menos, los de la clase media hacia arriba aprendamos a caminar solos, pero en especial, proteger nuestros propios patrimonios.

Para tener una ligera idea de lo que estamos hablando, México está dentro del contexto de los 15 países más poblados del Planeta Tierra, ya que conforme el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, en su último censo registró 119 millones de habitantes, los que habitan 31 millones de viviendas de todo tipo.

En la mera ciudad de México todavía no se tienen extraoficialmente datos sobre cantidad de viviendas dañadas por los dos tremendos sismos, sin embargo, exclusivamente en Oaxaca, su gobernador, Manuel Velasco, ha declarado que resultaron afectadas total y parcialmente 41 mil viviendas, mientras que el mandatario estatal de Oaxaca, Alejandro Murat, estima conservadoramente que las afectaciones a casas se calculan por lo pronto a 800 mil habitantes, quedando pendiente la cantidad aproximada de viviendas aunque si calculamos a 6 habitantes por casa serian estimativamente unas 13 mil.

Falta mucho para saber de afectaciones materiales, población que se ha quedado sin techo, edificios públicos que tienen que ser rehabilitados y obras de infraestructura.

Volviendo al tema de que es necesario proteger nuestro patrimonio más preciado y que es el techo, dato reciente dado a saber por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, AMIS, solo el 8.6 por ciento de las viviendas cuentan con un seguro de daños que cubre terremotos.

Además, solo el 5 por ciento de las microempresas y el 15 por ciento de los negocios pequeños tienen un seguro que ayude a recuperar rápido las pérdidas que genere un desastre natural.

Esos números, nos pueden dar una claridad de la realidad sobre los miles de millones de pesos que se requieren para que la Federación como lo ha “cantado” hasta el cansancio vaya a apoyar a las víctimas particulares de los dos terremotos.

Los recursos públicos que destinará la Federación, serán para la infraestructura pública como escuelas, edificios gubernamentales, vías de comunicación, etc., y sino tiempo al tiempo.

Por lo pronto, no hay que quitar el dedo en el renglón en el sentido de que los mexicanos esperemos que todo lo solucionen nuestros gobernantes que hasta ahora la mayoría han demostrado que saben enriquecerse con los fondos ajenos o sea de los dineros, dizque del pueblo. (www.intersip.org)

 

About