Tuesday, 21/11/2017 | 21:15 UTC-6
InterSIP Noticias

Peras al olmo

Peras al olmo

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Peras al olmo

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Exigente y con los “pantalones bien puestos”, la Procuraduría de Justicia en Coahuila, está pidiendo a los dueños de las plazas comerciales de las principales cabeceras municipales de la Entidad y concretamente Torreón, Saltillo, Monclova, Piedras Negras y Ciudad Acuña, mayor vigilancia en sus centros y plazas comerciales.

Las razones, prevenir el robo de vehículos y de las autopartes como molduras, hurtos en el interior de los vehículos, etc., cuya incidencia es alarmante, siendo Saltillo la plaza “preferida” por los rateros, aprovechando la ausencia de policías contratados por los dueños o administradores de esas plazas comerciales.

Los atracos a los propietarios de las unidades motrices desvalijadas se están cometiendo preferentemente en las áreas cercanas a las salas cinematografías al dar por hecho los maleantes que sus dueños están en el interior de los cines.

Otra área preferida por los amantes de lo ajeno, son las cada vez menos iluminadas plazas comerciales que por cierto es una de las tantas anomalías que en vigilancia tienen los responsables o encargados de esos lugares.

Conforme a estadísticas de la Procuraduría, los estacionamiento de los centros comerciales en que han proliferado los hurtos de vehículos y partes automotrices son en el caso de Saltillo: Plaza Patio de la Nogalera; Soriana Landín; Sams; Plaza Real Saltillo; además de que en menor cantidad los latrocinios se están cometiendo en los estacionamientos de los centros comerciales con reciente apertura y menor cantidad de locales ocupados.

La exigencia que está haciendo la Procuraduría es que se cuente con caseta de vigilancia en la parte superior de torres exprofeso; contratación de policías de vigilancia especializada, dotar a su policía de cuatrimotos y, tener mínimo un vigilante por cada cien “cajones” para estacionamiento vehicular. Lo menos que se aceptará es un vigilante por un máximo de 50 estacionamientos.

Dicen que “pedir no empobrece” y lo importante de esperarse es que las recomendaciones tengan positiva respuesta dentro de las medidas instituidas para reducir la cantidad de robos de vehículos y autopartes que ha ido en crecimiento.

Tiempo al tiempo para ver resultados, sobre todo si los administradores o dueños de esas áreas comerciales atienden lo pedido por la Procuraduría de Justicia, que no es la primera ocasión que demanda la colaboración para tener mejor vigilancia en sus estacionamientos.

Las dudas es porque rentados todos los locales de esas plazas comerciales, sus encargados o administradores se resisten a gastar más en todos los renglones que se requieren, en particular en vigilancia.

Hay la firme convicción que “orden dada y no supervisada, vale para puritita chi…chin” o bien el orden y cumplimiento de cualesquier regla o disposición debe ir acompañada de una sanción económica porque de lo contrario no es atendida.

Los pesimistas aseveran que lo solicitado por la Procuraduría de Justicia es pedir peras al olmo ante la proximidad del término de la actual administración estatal y, por tanto, será indispensable esperar a la renovación y a que se acomoden.

Empero, hay que esperar y tener confianza a que haya milagros. (www.intersip.org)

 

 

About