Wednesday, 22/11/2017 | 14:44 UTC-6
InterSIP Noticias

Quien da el “pitazo”

Quien da el “pitazo”

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Quien da el “pitazo”

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

He buscado y rebuscado respuesta a una intriga que tengo desde hace ya varios meses y no es otra cosa que saber quién o quienes dan aviso o como coloquialmente se conoce, el “pitazo” a los audaces ladrones que “casualmente” interceptan a su víctima a la salida de alguna institución bancaria o financiera, después de recibir dinero en efectivo cobrado o retirado de cuentas de empresas o personales.

¿ Todo es coincidencia?. Jamás he creído en semejante falsedad porque hasta ahora y que se haya dado a conocer en medios informativos, no se ha reportado ni un solo caso en que el asaltado o víctima haya resultado “balín”, es decir que no haya llevado dinero en sus bolsillos.

Siempre y si me equivoco pido al lector me lo haga saber, porque hasta ahora en este tipo de latrocinio no se ha conocido de una sola persona que al ser interceptada por el delincuente, éste se haya ido “limpio”, es decir, sin botín.

No es que sea mal pensado, pero lamentablemente y es mera presunción la que he expresado a familiares y amigos cercanos y lejanos que me es demasiado extraño que esos asaltantes de clientes de banco, cómo saben quién acaba de sacar dinero en efectivo del banco y la única explicación que encuentro en lo personal es que alguien del interior del banco les pasa la información incluyendo características de la futura víctima, como va vestido, etc., porque, persisto, esto no es cosa de la casualidad y menos de un mago, ilusionista o prestidigitador.

El que exprese mis sospechas de que el aviso o “pitazo” viene del interior de la institución no necesariamente me refiero a alguna empleada o empleado del banco porque igual puede ser de un cómplice que se encuentra en el interior y está “echando ojo” a las cajas para enterarse de los que retiran dinero en efectivo.

Por desgracia el o los gerentes de los bancos, muestran demasiada indolencia para hacer respetar que ningún cliente o “mirón” que esté en el interior de la institución use su teléfono, pues lo que abunda es precisamente personas que a placer y toda impunidad usan su celular para hablar o mandar mensajes,sin que se le haga la advertencia o se le diga de la prohibición instituida desde hace tiempo.

No me doy a mí mismo una explicación lógica, pues no creo en milagros ni nada parecido, soy práctico y sigo convencido de que una o un cómplice localizado en el interior del banco, da el aviso o “pitazo”.

En una plática informal con un agente activo de investigación de la Procuraduría Estatal de Justicia, sobre el tema, me dejo peor de intrigado, pues cuando le hice saber de mis presunciones, me respondió “¿y si no es alguien del banco, tú de quien más supones?.

Me quede callado y no le respondí porque claramente la pregunta iba con bastante jiribilla, sin temor a equivocarme, al clásico estilo mexicano cuando en las pláticas hay doble intención, malicia o diciéndote “no te hagas tarugo, pues quien más puede ser”.

Una cosa más que me deja boquiabierto o intrigado es que las autoridades policiacas y preferentemente las de la Procuración de la Justicia encargadas de investigar robos y demás malandradas, no dan seguimiento a esta clase de asaltos.

Lo peor de todo, es que la incidencia de estos asaltos “va que vuela” y seguirá ante la pasividad de las jefaturas policiacas. (www.intersip.org)

 

 

About