Wednesday, 22/11/2017 | 14:40 UTC-6
InterSIP Noticias

En la mesa y elecciones son recordados

En la mesa y elecciones son recordados

Post by relatedRelated post

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

            En la mesa y elecciones son recordados

GUILLERMO ROBLES RAMIREZ

            Coahuila es una de las regiones más privilegiadas en el país, ya que cuenta con un ecosistema muy favorable para la agricultura, sin embargo, este mismo puede convertirse en una pesadilla para los productores que se dedican a cultivar el melón y la sandía.

            Resulta un poco irónico que en particular esos productores agrícolas para cultivar las dos frutas mencionadas anterior, cada año enfrentan dificultades para poder comercializar grandes cantidades de frutos que se cosechan cada año, en especial en la Comarca Lagunera.

            Pareciera una burla que, para esos productores en esta zona geográfica de Coahuila, dado que los agricultores siempre tienen grandes producciones, pero no encuentran compradores.

            Es muy difícil para ellos poder acomodar los miles de toneladas de melón y sandía que se producen porque se complica la comercialización a precios muy por debajo de sus costos de producción.

            El vender muy barato la tonelada de melón o sandía no deja ganancia alguna, más que para igualar los gastos directos de lo sembrado, como es el costo del diésel de los tractores y el pago de jornaleros solo por mencionar algunos.

            Hay quienes se dedican al cultivo de estas dos frutas que hace falta el apoyo de dependencias como la Secretaría de Agricultura para que con el apoyo de técnicos especializados se ofrezca asesoría al momento de cultivar las tierras. Todo esto con la finalidad de no sembrar demás de lo planeado de manera empírica, generando sobreproducción a lo demandado.

            Pero por el otro lado también es necesario contar con el apoyo de dependencias como la Secretaría de Economía para que asesoren a los productores al momento de comercializar el producto, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

            Aunque si bien es cierto que ahí existen las dependencias que seguramente si el productor se acerca la información se les brinda, pero también lo es que no existe esa cultura, sino se requiere de una dura campaña en donde ambas dependencias gubernamentales sean las que se acerquen directamente a los agricultores para que se planifique anticipadamente un mercado que deje utilidad a los productores y proyección a Coahuila.

            Cada año, es lo mismo, así como sus principales compradores que vienen de Nuevo León, el Distrito Federal, San Luís Potosí y Aguascalientes, pero siempre quieren pagar muy poco, lo que afecta los ingresos de los agricultores y al final de cuenta con tantas toneladas de melón y sandía, pues solo sacan lo de los gastos y el pago de jornaleros.

            Hay que recalcar que los frutos son reconocidos como de buena calidad y sabor no solamente a nivel nacional sino también internacional y por esas mismas razones es más que justo que los agricultores se lleven una buena ganancia en la venta de melón y sandía; producto que se produce en Coahuila.

            No hay que olvidar que la Región Lagunera de Coahuila, compuesta por Torreón, Matamoros, San Pedro, Francisco I. Madero y Viesca, es una gran zona agrícola de México, que también es reconocido por sus frutos sino también por la producción de algodón y por ser una gran cuenca lechera.

            No hay que recordar solamente este gran sector de la población, es decir, la gente del campo; solamente en las campañas electorales y en discursos políticos y demagogos que buscan solamente un reflector de los medios que después son olvidados en cada administración que pasa dejando todo en solamente promesas que nunca llegan a concretarse en realidad o con hechos.

            Es un sector vulnerable y dejados al olvido cada vez que son afectados por los problemas climatológicos que afectan la producción del melón y sandía, en donde ni siquiera SAGARPA, responde oficios enviados por parte de los productores para que se asigne recursos especiales para crear algún fondo o bien invertir en un seguro para este tipo de contingencias.

            Es una lástima que solamente son recordados cuando los tenemos servidos en la mesa ya sea por antojo o bien porque algún nutriólogo lo incluyó en alguna dieta y también solamente son recordados en cualquier elección política. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org