Wednesday, 22/11/2017 | 14:23 UTC-6
InterSIP Noticias

Se les treparon

Se les treparon

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Se les treparon

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Hay problemas comunitarios en las principales cabeceras municipales del Estado que en la actualidad es  imposible erradicarlos y si hubiesen una posibilidad de acabar con ellos, se requerirán varios años, posiblemente más de los que podamos imaginarnos porque se dejaron crecer y ahora toda medida sería insuficiente y lo peor, no hay suficientes agentes viales o de tránsito para meter en orden tanto conductor no solo abusón y flojo, sino socarrón.

Me refiero concretamente a todas y todos los conductores vehiculares que diariamente acuden a recoger a “pie de la puerta” de la escuela pública o colegio particular para bajar a sus hijos a la entrada de clases y también otro conflicto que se forma es en la salida en que los papás van igual a recoger a la hija o hijo hasta la entrada del plantel educativo.

Hace añales, probablemente 25, 30 o más, la propia población escolar que había permitía esas comodidades, además de que las ciudades eran pequeñas lógico con pocos vehículos y la cantidad de agentes viales o de tránsito de aquellas lejanas épocas fue más que suficiente para meter orden a esa anomalía que provoca terribles congestionamientos de tráfico, agravándose debido a que coincide con horarios de alto tráfico vehicular en esos sectores.

En su momento no se hizo cultura de las decenas de disposiciones que deben y tienen que cumplir los conductores de vehículos de tracción mecánica.

Ahora se sufren los resultados de esa falta de prevención y hay áreas de las ciudades que está costando infinidad de conflictos lo que oportunamente no se previó.

El “amontonadero” o congestionamiento de las mamás y papás que de lunes a viernes en su vehículo van a dejar o recoger a la hija o hijo, ha llegado al grado de discusiones y registrándose casos en que la agresividad entre los mismos conductores llega al grado de retarse a golpes, empezando todo con insultos porque no continúan su camino y de plano se estacionan no solo en doble, sino tercera fila a esperar que aborde la chaval o chaval.

Por un tiempo, igual ya han pasado años, se colocaron señales advirtiendo la prohibición de no pararse en doble o tercera fila para no interrumpir el tráfico y también recomendaciones por los mentores para no causar problemas.

Empero como buenos mexicanos, por un oído se escucharon las peticiones y por otro les salió a los padres de familia, optando no solo los maestros, sino también las mismas autoridades locales dejaron de enviar personal de tránsito o vialidad para poner orden.

Ahora, sin exagerar es un “infierno” lo que de lunes a viernes de cada semana se padece por la terquedad de los papas y mamás de llevar a bordo del vehículo y hasta la entrada o salida de la escuela a la hija o hijo imponiéndose la terquedad y cabeza dura de los progenitores a quienes les “cansa” estacionar el vehículo a cierta distancia del plantel para al menos esperar la salida, ya que en el caso de la hora de entrada es un poco más ágil el tráfico, sin que esto no quiera decir que este desorden vehicular no causa congestionamiento.

En la actualidad meter en orden a los conductores vehiculares, particularmente a los que causan conflicto en la entrada y salida de alumnos, no se completará con la asignación de todo el personal de tránsito que tenga cada ciudad, porque lamentablemente las autoridades dejaron que se les “treparan”. (www.intersip.org)

 

About