Sunday, 17/12/2017 | 15:42 UTC-6
InterSIP Noticias

Bonito para ser realidad

Bonito para ser realidad

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Bonito para ser realidad

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Una cosa es lo que dicen nuestras leyes y otra, la apatía e indolencia de las autoridades superiores e inferiores para hacer cumplir los ordenamientos aprobados por los diputados locales y que merecen todo respeto, pero más que eso, que no queden en letra muerta como ha ocurrido con muchas de ellas.

En una de las tantas y recientes sesiones que celebraron los casi agonizantes diputados locales de la actual legislatura ya que su período termina este mismo año para darle entrada a quienes triunfaron como tales en las últimas elecciones del 4 de junio, se aprobó la nueva Ley de Transporte y Movilidad Sustentable.

En susodicha Ley se instituyó que los peatones y ciclistas deben tener el derecho a una indemnización en caso de sufrir daños por falta de mantenimiento de las calles u otra infraestructura vial.

Esto, porque el nuevo ordenamiento legislativo hace obligatorio a los fraccionadores a la construcción de banquetas libres de obstáculos que no tengan trazos con desvíos, además de que las aceras habrán de estar bien iluminadas sin desniveles y con sistema de drenaje adecuado, además de que los ayuntamientos municipales estarán obligados a instalar semáforos en las intersecciones de las vías primarias.

Por cuanto hace específicamente a los ciclistas, éstos deberán de contar, al menos así lo ordena y dispone la nueva Ley, de la infraestructura necesaria para su adecuada y correcta, pero sobre todo, segura circulación y movilidad, figurando entre esto el contar con servicios que les permitan hacer transbordos con otros medios de transporte y la construcción de áreas específicas para el resguardo seguro de las bicicletas.

Otra de las obligaciones que marca la nueva Ley de Transporte a las autoridades municipales es contar y poner a disposición de los ciclistas, centros de alquiler de bicicletas con tarifas accesibles y la renta tiene que ser como máximo hasta por 12 horas consecutivas.

Uno de los objetivos, al menos así lo dice la susodicha ley respecto a estas obligaciones para el Estado y municipios, es para alentar y fomentar tanto la bici-cultura como la infraestructura para el ciclismo que debe ser segura, cómoda, atractiva e incluyente.

Al margen de los beneficios que traerá para peatones y ciclistas el nuevo ordenamiento legislativo, es un hecho que el cumplimiento por los fraccionadores de todo lo especificado motivará un incremento en el costo de metro cuadrado de terreno y en el caso de venta de casas, es lógico que los constructores de nuevos asentamientos humanos, cargarán todo al precio de las nuevas viviendas.

Esto no es una suposición, sino una realidad, ya que nos estamos adelantando a una de las tantas repercusiones que tendrán las disposiciones de la reciente aprobada Ley de Transporte y Movilidad Sustentable, porque bajo ninguna circunstancia los fraccionadores cumplirán y si lo hacen será con cargo al valor del terreno o vivienda que vendan y sino tiempo al tiempo.

Por lo pronto, hay que reconocer que esas obligaciones debieron haberse instituido desde años muy atrás como ha sido en otras naciones en donde la cultura de la bicicleta no es un proyecto, es toda una realidad, además de que es necesaria esa infraestructura en las principales ciudades del país, por lo pronto, reiteramos, todo en letras es muy bonito. (www.intersip.org)

 

About