Sunday, 17/12/2017 | 15:47 UTC-6
InterSIP Noticias

Ahora toca a los papás

Ahora toca a los papás

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Ahora toca a los papás

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

El desconocimiento de nuestras leyes y reglamentos creados para una mejor convivencia o tener una buena sociedad, nos lleva a cometer errores y sobre todo a suponer o creer lo que no es y tal es el caso de la obligación de los hijos de mantener a los padres cuando estos llegan a la vejez que es justo a la inversa en el sentido de la obligatoriedad de los papás de darles manutención a los hijos mientras sean menores de edad.

El artículo 277 de la Ley Estatal para la Familia, establece claramente esta reciprocidad de otorgarse alimentos entre padres e hijos.

Independientemente de lo que establece la Ley para la Familia de Coahuila, este derecho venía  instituido desde años atrás en el Código Civil, según lo ha comentado la licenciada Cecilia Ramos López, especialista en temas familiares y ex funcionaria de la Procuraduría Para los Niños y Niñas y la Familia.

El hablarse de la obligación de otorgarse alimentos, esto comprende el vestido, la habitación, atención médica y psicológica, atención preventiva integrada a la salud, la asistencia médica y terapéutica en casos de enfermedad y recreación.

Acepto la profesionista Ramos López, que lamentablemente siguen siendo frecuentes los casos donde adultos mayores son abandonados por sus hijos, sin ninguna protección económica, ni asistencia de alguna de las hijas o hijos ante la imposibilidad física de valerse por sí mismos, además de que esos padres una vez que llegaron a mayores adultos pueden demandar judicialmente el pago de una pensión alimenticia por parte de sus propios hijos.

Este derecho, explicó, es una cosa similar al que tienen los hijos cuando son menores de edad al ocurrir la separación o divorcio de sus padres, las personas mayores igual tienen derechos de pedir a sus hijos el pago de una pensión y asistencia.

¿Cuál es el problema? . En la mayoría de los casos los adultos mayores no quieren demandar a sus hijos, mientras que por otro lado, predomina mucho el desconocimiento de los derechos que otorgan nuestras leyes que aunado a la incapacidad por distintas razones es de traslado a las oficinas donde debe hacerse el reclamo judicial y posteriormente el estar asistiendo a cuanta audiencia se citan a las partes.

Este esquema o protección a los padres viejos o adultos mayores es justo lo que se hace en otros países del mundo en donde su educación y cultura nos superan por mucho, pero particularmente porque en esas naciones se cuenta con suficiente personal para asesorar y apoyar para que se cumpla esta obligatoriedad que por ley tienen los hijos hacia sus padres mayores.

Lo ideal sería en este creciente país, superado por los problemas cotidianos y agobiado por las corrupciones cada vez más agresivas por las escandalosas cantidades que se llevan funcionarios sinvergüenzas, tuviera área con personal de apoyo que acuda al domicilio del o los ancianos quejosos y se encargara de su movilidad.

Nos falta mucho por alcanzar esos logros y más se está alejando el tiempo por la falta de recursos que si bien es cierto que los hay, no podemos avanzar lo más mínimo porque quienes llegan a gobernarnos les falta sensibilidad y decencia, aunque lo más importar sería que llegaran a servidores públicos con las uñas cortas. ¿ No? . (www.intersip.org)

 

About