Sunday, 17/12/2017 | 15:47 UTC-6
InterSIP Noticias

Están muy crisis

Están muy crisis

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Están muy crisis

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Los accidentes en juegos mecánicos están sucediendo con mayor frecuencia en los últimos años no solo en nuestro país, sino en otras naciones del mundo y de ellos nos dan cuenta los medios periodísticos sean impresos, televisivos o radiofónicos.

Al menos en los Municipios de la República, tienen una razón de ser, pues por desgracia son muy pobres y precarias las condiciones como trabajan los departamentos o direcciones de protección civil al grado de que no puede exigírseles más de lo que hacen.

A excepción de Saltillo, Coahuila, por cuanto hace a Coahuila, el Departamento de Protección Civil que está agregado o adjunto al Cuerpo de Bomberos, la situación no es tan dolorosa como en otros municipios coahuilenses a partir de que les falta todo, principalmente personal y no se diga el equipo que garantice un mínimo de protección para la población civil.

Por el mismo crecimiento de la población de cada comunidad, las necesidades son más por cuanto hace a garantizar la seguridad de su gente, por eso, no solo las autoridades locales están obligadas a contar con un departamento de protección civil, sino que son necesarios al margen de una obligación por ley.

Las universidades, empresas de gran magnitud, lugares de alta afluencia poblacional como mercados públicos y otros, deben y tienen que contar con un mínimo de personas capacitadas para intervenir en cualesquier contingencia que se registre.

En distintos municipios de Coahuila en los últimos meses han sido recurrentes en ferias y festividades populares, los percances por fallas en la instalación de los juegos mecánicos originados por la omisión de supervisión de elementos de Protección Civil antes de echarlos a funcionar y ponerlos a disposición de quienes gustan de esas atracciones.

Por fortuna y hasta ahora nada ha pasado más allá del consiguiente susto y ligeras lesiones de niños y adultos que disfrutaban en esos momentos de los juegos mecánicos.

Un agregado más a estas adversas situaciones es lo antiguo de la mayor parte de esos juegos mecánicos que es razonable al conocerse su origen y que no son otra cosa más que desechos de importantes empresas cuyo negocio principal son precisamente juegos mecánicos que al ser desechados para sustituirlos por nuevos, sobran los imitadores de atracciones mecánicas que adquieren esa chatarra.

Pedir a las Direcciones o Departamentos Municipales o Estatales de Protección Civil hagan la revisión del estado mecánico de esas atracciones, sería tanto como pedirle al nogal que dé peras, pues esas áreas en su mayoría su personal está limitado de todo, además de que no llegan a sumar más de tres a cuatro, contando al titular, la secretaría, un chofer y un ayudante de segunda o tercera categoría más conocidos como “chalan” para lo que se ofrezca.

Comparado a otros países, México en materia de protección civil está en pañales porque es un tema que las autoridades municipales y estatales le restan importancia y sin disculpar ese desinterés oficial, es lógico cuando adolecemos de otras necesidades más comunitarias.

Empero, no puede rebatirse la necesidad de contar con grupos capacitados y listos para cualquier contingencia en particular en los municipios de mayor población de este Coahuila que va en crecimiento y fortalecimiento, pero lamentablemente con muchas fallas, como es la prevención de accidentes. (www.intersip.org)

 

About