Sunday, 17/12/2017 | 15:49 UTC-6
InterSIP Noticias

Un lenguaje que se está perdiendo

Un lenguaje que se está perdiendo

Post by relatedRelated post

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

            Un lenguaje que se está perdiendo

GUILLERMO ROBLES RAMIREZ

            Tengo muchos recuerdos de mi familia cuando era niño y cuando estaba en la adolescencia. Una de las muchas remembranzas de las que puedo compartir y con gusto es que desde que tengo memoria mi papá siempre ha sido una persona que le gusta manejar en carretera.

            Recuerdo que mientras conducía; lo observaba desde el asiento trasero del vehículo y lograba ver en su rostro una expresión de felicidad, con una ligera mueca de júbilo.

            Él no son de las personas que cuando maneja en carretera nunca se quedaba callado, sino todo lo contrario se la pasaba platicando sus anécdotas personales, y de su trabajo, pero también para darle variedad platicaba muchos chistes.

            Cuando no hacía esas cosas escuchaba alguna canción se ponía a cantar pedazos de la misma, como si pareciera que no se supiera la letra completa y golpeaba ligeramente su anillo en el volante con el mismo ritmo de la música convirtiéndolo sin darse en otro instrumento musical.

            Algo que me sorprendía mucho en aquel entonces era que al parecer conocía a todos los conductores del sentido contrario que también viajaban en la misma carreta porque yo veía que saludaba a los choferes y ellos le correspondía el saludo y cuando preguntaba “quién era”, el simplemente me decía que un amigo.

            Al pasar los años tuve la fortuna de que mi papá me enseñara a manejar en carretera y fue la federal Torreón-Saltillo, mucho antes de que se construyera la autopista.

            Hasta entonces entendí que todas esas personas que saludaba a mi padre, no eran amigos, sino que le correspondía las señales de luces que hacía en el intervalo de altas y bajas, que era considerado como el saludo para aquellos viajeros de carretera y mantenerse despiertos y desaburridos.

            En el presente se ha perdido cada vez más el uso de señales con luces durante el manejo de carreteras, sobre todo en aquellas de dos carriles en las que una es de ida y la otra de venida.

            Cada vez se ha estado perdiendo esa costumbre o enseñanza, conforme van pasando las nuevas generaciones, en donde ni siquiera tienen la menor idea sobre qué se trata o para qué sirven.

            De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad de la Secretaría de Gobernación, tienen registrado la información sobre el 80 por ciento de los accidentes registrados en carreteras federales son ocasionados por el conductor; el 9 por ciento a algún agente natural, es decir, climatológicos, el 7 por ciento al vehículo (fallas como una llanta) y el 4 por ciento al camino, o sea, errores en los señalamientos.

            Hay quienes me acompañan cuando manejo en carretera, me cuestionan mucho sobre el por qué uso las direccionales, si no estoy en la ciudad. No saben que la direccional izquierda trasera es usada para indicarle al de atrás que el camino está libre y que puede rebasar sin problema alguno.

            Pero también es usado para avisarle al vehículo delantero que ceda el paso para poderlo rebasar.

            Pero cuando se utiliza la direccional derecha es para avisar que no se puede rebasar y es mejor esperar a que se tenga una mejor oportunidad para evitar un accidente ya que siempre el que va delante de ti tiene mucho mejor claridad de lo que hay enfrente.

            El uso de intermitentes cuando el vehículo va en movimiento es para agradecer cuando alguien te cedió el paso o de igual manera cuando dieron aviso que puedes rebasar. Los camiones de carga pesada lo que hacen para agradecerte es que prenden y apagan dos veces las luces de sus cajas de remolque.

            Estas son el lenguaje de luces en carretera más comunes o bien más útiles para no tener impresitos y evitar accidentes durante el viaje.

            Pero si quiere impresionar a su familia o a alguno de los acompañantes, solo haga el cambio de luces dos veces al conductor de frente, preferentemente camionero y verán cómo les corresponde de la misma manera y solo alce la mano en señal de saludo y también hará lo mismo. Así podrán decir  también, que todos esos son sus amigos. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org