Saturday, 15/12/2018 | 12:43 UTC-6
InterSIP Noticias

Pegará porque pegará

Pegará porque pegará

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Pegará porque pegará

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Los bancos y demás instituciones financieras de México, subieron en julio del 2017 las tasas de interés de los créditos que otorgan y aunque esos negocios rechazan fuertemente que el incremento no pegará o afectará los bolsillos de los mexicanos al elevarse los precios de los artículos de mayor demanda, la realidad será otra.

La afirmación de los banqueros se basa en que al menos el año pasado se observó que mientras subían las tasas de interés, en otros préstamos bajaban los réditos figurando entre éstos, los hipotecarios y para compra de vehículos motrices.

Conforme a lo declarado por el Vicepresidente de la Asociación de Bancos de México, Luis Robles Miaja, el impacto motivado por el incremento que se hará en los intereses será de apenas una fracción de punto en el costo de los nuevos réditos que se aplicará a sus clientes.

Para nadie es desconocido que los comerciantes e industriales trabajan en su producción y venta con créditos bancarios siendo una costumbre que se ha eternizado y en los pocos casos en que se trabaja con fondos económicos propios, también se calculan los intereses que en dado caso podría haber generado un préstamo.

No faltarán aquellos que vean impropia e improcedente la política de incluir intereses en la fabricación y venta de todo producto cuando el dinero viene del propio bolsillo de quien produce o venda, pero esto lamentablemente es toda una realidad.

Por desgracia, al menos para el comprador o consumidor, es tradicional que al hacerse el análisis final de costo de elaboración se considere en la suma todo concepto que participe sin escapar u olvidar los intereses generados por la inversión en sacar el producto al mercado, aunque Robles Miaja diga lo contrario.

Sin embargo, no todo en estas cuestiones financieras y bancarias es malo o tiene repercusiones perjudiciales para los que recurren a un crédito, en particular para fabricar o producir, así como a quien se dedica a vender o comercializar esos artículos.

No debemos olvidar que cada sector o círculo tienen su propio punto de vista en todas las cosas y para los banqueros elevar los intereses a nadie afecta, aunque los únicos beneficiados serán ellos mismos.

Negar que la elevación de precios sobrevendrá, lo aceptemos o no, es tapar la realidad a las familias de menos recursos económicos que a final de cuentas son las que resienten o sobre las que recalará en su economía no solo que cobren más de intereses por los créditos a la industria y comercio, como puede ser el cambio de la moneda como, sucediendo de igual manera en alzas en los precios de los combustibles, etc.

Es tan endeble la economía mexicana que cualesquier volatilidad pone entre la espada y la pared la sobrevivencia de los marginados sucediendo esto hasta cuando los gobiernos gritan a los cuatro vientos que la inflación se ha mantenido en tal o cual estándar que es otra falacia de las autoridades.

Lo dicho por Luis Robles Maya, Vicepresidente de la Asociación Nacional de Bancos, no deja de ser simples buenos deseos porque la inflación pegará porque pegará siéndolo lo lamentable que será a los mismos o sea a las millones de famélicas familias que esperan pacientemente les llegue la oportunidad de cambiar su vida para bien. (www.intersip.org)

 

About