Saturday, 18/8/2018 | 13:56 UTC-5
InterSIP Noticias

Duro paquete para Sonia

Duro paquete para Sonia

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Duro paquete para Sonia

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Fuerte y dura responsabilidad tomó a su cargo la licenciada Sonia Villarreal, al asumir la Alcaldía de Piedras Negras, Coahuila, considerando que el que se fue, Fernando Durón Johnston, por su ineficiencia e incapacidad de resolver y atender los principales problemas de la comunidad, dejo a la población en manos de todo tipo de grupos delincuenciales, incluyendo la organizada.

Sonia no es nueva en las lides políticas y públicas, pues desde muy chavala incursionó con mucho acierto en el PRI como dirigente de este en su tierra natal, ocupando después otros cargos y llegar a la diputación local teniendo a su cargo comisiones de trascendencia e importancia saliendo airosamente.

La primera mujer Presidenta Municipal de esa municipalidad fronteriza sabrá responder con buenos resultados la confianza que le brindaron sus paisanos, por cierto con una muy buena ventaja en votación comparativamente a sus contrincantes.

Por otro lado, la desatención de Durón Johnston, como Edil  llevó a esa comunidad fronteriza a un caos en la limpieza de sus calles y paseos públicos, en el arreglo de los parques y jardines, el mantenimiento del pavimento, etc., apoyándose más en el Sistema Municipal y Saneamiento, cargo que ocupo tres años antes de llegar a desgobernar a Piedras Negras.

Fernando, tuvo un mal inicio y mostro su inutilidad al no saber ni tener los “tamaños” para enfrentarse a la realidad en materia de la inseguridad de Piedras Negras, Coahuila, que por cierto a final de cuentas fue dejada por las autoridades que recién se fueron, posesionada por la delincuencia organizada no solo por hechos recientes, sino los registrados en los últimos cuatro años demuestran y confirman la escasa y casi nula seguridad que existió en esa comunidad fronteriza.

La contaminación de esos grupos delincuenciales llegó al grado que varios elementos de la policía municipal, fueron encarcelados por comprobarse su participación como “halcones” de los cárteles que están haciendo difícil la vida de los habitantes de ese puerto fronterizo que otrora tuvo y disfrutó de una seguridad completa.

Los policías que defraudaron la confianza que en ellos se depositó como guardianes y protectores de la sociedad nigropetense, formaron parte de los oficiales que asistieron al Centro de Control y Confianza en Ramos Arizpe, Coahuila, para someterse a exámenes y pruebas de confiabilidad.

Desde un principio en que el grupo policiaco nigropetense llegó a Ramos Arizpe, donde están las instalaciones del citado Centro, fueron separados del grupo quince de ellos, 3 oficiales masculinos y dos oficiales femeninas, poniéndolos a disposición de la Procuraduría de Justicia bajo la acusación de “halconeo” para la delincuencia organizada o sea informar a los maleantes sobre el paso y trayectoria de los rondines que en Piedras lleva a cabo el ejército y policías estatal y federal, siendo este hecho vergonzoso  y criticable por defraudar la confianza que se les dio como policías, con el agravante de que ese “trabajo de traidores” lo hacen en tiempo y dinero que les paga el gobierno, así como siendo su descaro de usar las mismas patrullas policiacas para ser cómplices de la delincuencia.

La irregular situación de la policía municipal de Piedras Negras, no es cosa nueva, pues hay que recordar que su ex Director de la Policía se separó del cargo y se fue de la ciudad, haciéndose cargo del “mando”, personalmente de su Alcalde, Fernando Purón, quien ya estaba enterado de la infestación del cuerpo policiaco, callándolo y solapándolo hasta el momento en que se les comprobó su “halconeo”, pues con su silencio y falta de actuación se propagó y facilitó la llegada de más grupos dedicados al narcotráfico.

Fernando Purón, se caracterizó en el primero de sus cuatro años que estaría al frente de los destinos de Piedras Negras, por su indolencia y ausencia de autoridad para combatir no solo la delincuencia organizada cuyo pretexto para hacerlo se lo atribuye de inmediato a la autoridad estatal, sino para hacer frente al pandillerismo, a los robos a casas, negocios, asaltos en calles, etc., que es el pan diario que sufren las familias nigropetenses, pasando a convertirse en una comodidad indeseada para invertir y vivir.

Existe mucho que decir del desgobierno de los últimos cuatro años de la inutilidad que se fue y cuya ineficiencia fue solapada y “tapada” por el que se fue. (www.intersip.org)

 

 

About