Wednesday, 20/6/2018 | 11:25 UTC-5
InterSIP Noticias

Lucha silenciosa y muchas muertes

Lucha silenciosa y muchas muertes

Post by relatedRelated post

OPINIÓN

    Guillermo Robles  Por Guillermo Robles Ramírez  

            Lucha silenciosa y muchas muertes

El día de ayer el Congreso del Estado de Coahuila de Zaragoza, se pintó de color de rosa, y lleno de hermosas flores coahuilenses, en su Octava Sesión del Primer Periodo de la Diputación Permanente del presente año entrando junto con el el Diputado Samuel Rodríguez Martínez, Presidente de la Junta de Gobierno del Congreso, la primera dama de Coahuila, Marcela Gorgón de Riquelme.

En el marco al Día Internacional de la Mujer, celebrado el día de hoy 8 de marzo asistieron además de bellas mujeres coahuilenses que se han distinguido en sus diferentes áreas profesionales para ser testigos del compromiso de los diputados y diputadas en hacer en refrendar el compromiso para contribuir a la igualdad entre mujeres y hombres, quedando un testimonio por escrito en no violencia en contra de las mujeres.

La Diputada, Claudia Isela Ramírez Pineda quien habló ante la asistencia la presidenta honoraria del DIF Coahuila, Marcela Gorgón de Riquelme, así como de funcionarias estatales, municipales, alcaldesas, y ciudadanos representantes de la sociedad, en la que hiso énfasis siendo la primera vez que en el poder legislativo las mujeres son las que ocupan mayoría, reconoció que hace falta luchar más para evitar la violencia a las mujeres dentro de la política, la libre decisión sobre su cuerpo, luchar contra el acoso diario, desigualdad salarial, la trata, así como la violación, feminicidio, entre otros puntos más.

Reconoció la lucha que las mujeres que han tenido durante años para que ellas puedan estar en donde están al día de hoy. Tengo que reconocer que pocas veces hacen memoria sobre algo histórico con respecto al Día Internacional de la Mujer, ya que hay una gran diferencia entre conmemorar y celebrar, siendo ésta última inapropiada en la muy personal perspectiva.

Porque existe muchos políticos de ambos sexos que simplemente lo aprovechan como estandarte para hablar en la tribuna para decir lo menos indicado para conmemorar aquellas quienes hace más de 100 años pelearon para su causa y que no muchas ya no están aquí con nosotros.

No es una celebración alegre, pero tampoco es para estar llorando o de luto sino honrarlas recordando el esfuerzo de millones de mujeres y hombres que han luchado para lograr la igualdad dentro de una sociedad, la justicia, la equidad, reconocimiento laboral, y desarrollo, pero no solamente dentro del área empresarial o industrial, así como en la política, pero también en la menos reconocida que es la doméstica.

Esta ha sido una las grandes luchas que ha tenido el ser humano, es decir, la igualdad de género.

La mujer ha tenido un gran recorrido a lo largo de su camino desde la falta de oportunidades de trabajo, la discriminación y soportar durante siglos el calificativo como el “sexo débil”.

Pero gracias a las luchas de millones de mujeres enfrentadas alrededor del mundo, se fueron abriendo caminos, como el derecho de recibir una educación, el acceso a los libros y el único beneficio que dejaron las Guerras Mundiales, fue la oportunidad para entrar al mundo laboral.

En la actualidad el mundo de la mujer se ha ganado con pulso un lugar muy importante en todos los ámbitos y reconocimiento en los diversos rubros e inclusive empiezan a ganar terreno las amas de casa que para algunos retrógradas no lo consideran como un trabajo, cuando realmente no saben que hacen el trabajo de muchos profesionales, pues es la gerente general de las finanzas del hogar, la enfermera, cocinera, niñera, chofer, profesora, y hasta decoradora de interiores; y como si no fuera suficiente; la peor pagada no solo económicamente sino como un ser humano al que nunca se le reconoce su labor pasando desapercibida su labor.

En pleno siglo XXI aquellos quienes consideraban como el sexo débil a las mujeres, no solo han demostrado una lección de aprendizaje a los hombres por no haber confiado en ellas hace años atrás.

Ahora son también fuente de inspiración y reconocimiento profesional, logrando sustituir plazas que antes eran vistas exclusivas para el hombre, existiendo ahora una libre competitividad en las labores especializadas en el mundo empresarial, comercial y político.

Ha sido una lucha silenciosa, en donde muchas de ellas perdieron la vida peleando con la convicción de tener la misma capacidad o más que la de un hombre para poder desempeñar un trabajo, pero de esa misma manera ya se conservó el secreto de esos fallecimientos y abusos de una sociedad en donde el sector laboral predominaba la de los hombres.

Indudablemente hay mucho recorrido y cosas que hacer para no solo conmemorar a las mujeres sino para seguir abriendo camino y rompes aquellos tabús como las que existe en la Santa Sede, en donde lo más que pueden aspirar es ser monjas. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org