Saturday, 26/5/2018 | 15:27 UTC-5
InterSIP Noticias

Nos falta cultura

Nos falta cultura

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Nos falta cultura

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Martyn Parker, analista economista internacional, asevera al menos desde su muy personal punto de vista las finanzas del gobierno federal de México, no se ven afectadas por los enormes desembolsos económicos que tiene que hacer con los apoyos a la población dañada por fenómenos naturales como huracanes, tornados, granizadas, nevadas, temblores, etc., argumentando gracias a que desde hace 12 años nuestro gobierno es líder en la contratación de seguros.

En lo personal difiero de Martyn Parker, aunque este economista y financiero pone de ejemplo a México en primer lugar en contratación de seguros que cubrió la empresa aseguradora que dirige, tras la devastación que causaron el año pasado las inundaciones con serios daños económicos a distintos sectores del país, afectando tanto al privado como particular.

Una cosa es que los hoteleros no solo de Acapulco, Cancún, Guerrero y todas las playas mexicanas del Pacífico y Golfo de México, se protegen con seguros y otra es que lo hagan a través de otros giros comerciales y en particular ciudadanos y para demostrar la realidad fuera de esta excepción puede hacerse una encuesta y sin temor a equivocarme, de cada diez entrevistados propietarios de viviendas, máximo dos cuentan con un seguro y se me hacen muchos, siendo la mayoría que lo tienen porque se les otorgó un crédito hipotecario y los bancos exigen ese requisito para una vez terminada la casa, cada quien se la jugará por su cuenta.

Otra muestra de que en México en general no hay cultura para asegurar patrimonio alguno, lo es en el caso de los vehículos, incluyendo a Coahuila en donde aunque ya se instituyo por ley la obligatoriedad de que todos los propietarios de unidades motrices deben contar con un seguro contra accidentes de todo tipo, no son pocos, sino poquísimos los que cumplen con esta normatividad y en especial propietarios de unidades ocho o diez años.

Sucede igual situación hay en el campo mexicano en donde algunos agricultores particulares aseguran sus siembras, pero decir que lo hacen los ejidatarios que en la mayoría apenas alcanzan para comer, sería una total mentira.

Coahuila ha tenido alcaldes, aunque no muchos, que dentro de sus programas han implementado seguros en  determinadas situaciones como fue el caso de la administración de Jericó Abrhamo Masso, que siendo Alcalde de Saltillo, promovió con muy buenos resultados un seguro por daños naturales en los medidores de agua, sobretodo porque en tiempo de invierno “tronaban” esos aparatos por las bajas temperaturas bajo cero.

Fue regular el número de consumidores de agua que se beneficiaron con ese programa al dañarse sus medidores.

Cientos de viviendas de familias de Ciudad Acuña, Coahuila, recién fueron dañadas severamente por un tornado, fenómenos meteorológicos desconocidos en carne propia durante decenas de años y el cien por ciento de los afectados, escasamente contaban con una casa que aguantara el embate de los vientos causados por ese fenómeno natural.

Empero, debe aprovecharse lo ocurrido para emprender una verdadera campaña para impulsar una cultura sobre la conveniencia de contar con un seguro no solo para proteger sus viviendas, sino el coche.

Por otro lado, es conveniente que las mismas agencias aseguradoras busquen esquemas accesibles para proteger patrimonios que en muchas de las ocasiones es lo único con que cuentan las familias en general.

Alguien debe y tiene que tomar como suyo este compromiso y obligación y si de ello se encargaran las autoridades federales, estatales o municipales, sería la mejor, pues una opción sería cobrarlo dentro del pago predial, mensualidades pequeñas en el recibo del consumo de energía eléctrica o en el agua.

Hay que preguntar y aprender de nuestros vecinos del Norte o sea Estados Unidos, en donde sus gobiernos se encargan de restituir el daño causado por desastres naturales a su infraestructura urbana y los poseedores de viviendas lo hacen gracias a su seguro que ellos mismos contratan y pagan. (www.intersip.org)

About