Tuesday, 25/9/2018 | 20:51 UTC-5
InterSIP Noticias

Hubo mucha lengua

Hubo mucha lengua

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Hubo mucha lengua

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

El saldo final de los paseantes a la sierra de Arteaga, Coahuila, durante la semana Santa o mayor, fue mucha “lengua” y poca acción, repitiéndose la historia de cada año al quedar las zonas boscosas repletas de basura, exceso de alcohol y los encendidos de fogatas al por mayor.

Everardo Durán Flores y Gabriel Ursua, Presidente Municipal y Secretario del Ayuntamiento del  “Pueblo Mágico”, respectivamente,  se desvivieron al declarar hasta el cansancio a la prensa alardeando de que estaban preparados para que Arteaga dejara de ser el basurero más grande de Coahuila en estos días de asueto; fue el destino principal de los bebedores de licor y el proclamado saldo blanco por cuanto hace al prendido de fogatas para las tradicionales carnes asadas quedo como la mentira mayor de las autoridades.

Todas las declaraciones de las autoridades arteaguenses quedaron en el aire, como lo tanto cacareado de que actuarían enérgicamente contra quien y quienes encendieran lumbre, pues a lo más que se llegó fue a los eternos discursos como en años pasados de hacer entender a los paseantes la amenaza que significa el usar fuego en los parajes o lugares a donde llegaron acampar para pasar unas horas con los amigos, la familia, etc.

La vigilancia brillo por su ausencia, como el comportamiento de los mismos paseantes que muchos ya ebrios a su regreso expusieron la vida de familias al conducir sin cuidado alguno.

El domingo primero de abril, es decir, al término de la Semana Mayor, los medios informativos dieron cuenta de las toneladas de toda clase de desperdicios dejados por los miles de visitantes, así como de los incidentes registrados, las fogatas encendidas y la nulidad de las autoridades que alardearon demasiado de que todo estaría “bajo control” lo que no fue así quedando todo en “tacos de lengua”.

Hubo varias fogatas que por fortuna fueron sofocadas por los Bomberos de Arteaga que no se daban abasto con el limitado equipo con que cuenta y a no ser por su intervención, las consecuencias hubiesen sido de consideración ya que la falta de lluvias pudo haber sido el mejor aliado de incendios forestales ante la resequedad de las yerbas.

Se habló hasta la saciedad de que gente sorprendida tirando basura y desperdicios, al igual que quienes encendieran fogatas para calentar los alimentos que llevaban y principalmente para asar du carne, serían multados con 70 mil pesos.

Todo quedo en más tacos de “lengua” ya que las “amenazas” de aplicar sanciones económicas fueron crueles mentiras del Edil y su Secretario del Ayuntamiento.

El desorden e impunidad que vivieron los visitantes a los bosques de la sierra de Arteaga, demuestra una vez más la ausencia de autoridad o el disimulo de éstas para mentir de una  drasticidad y energía que nunca la hubo.

Hay necesidad de tener mayor información con Entidades de México, que cuentan con grandes zonas boscosas sobre su organización y medidas aplicadas en fechas en que se multiplican sus visitantes y aprovechar esa experiencia para reducir al máximo las inminentes amenazas de un siniestro forestal, al igual que las toneladas de basura que dejan, sustituyendo lo útil y efectivo por las mentiras oficiales. (www.intersip.org)

 

 

About