Saturday, 18/8/2018 | 2:23 UTC-5
InterSIP Noticias

¿Los derechos de quién?

¿Los derechos de quién?

Post by relatedRelated post

Mi Columna

¿Los derechos de quién?

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Teóricamente los ayuntamientos tienen en sus reglamentos, uno que específica y establece las sanciones económicas para los ensuciadores de su entorno o, sea, repito, los “cochinones” o “marranos”, sin embargo, son letras multas ante la ausencia de una supervisión y la aplicación de multas para las o los reincidentes en acatar las disposiciones para mantener limpias las calles de su ciudad.

Es un problema general, particularmente en las ciudades de mayor población de Coahuila como son Torreón, Saltillo, Piedras Negras, Monclova, Acuña y Sabinas, ayuntamientos que para mantener limpias sus comunidades, destinan mayores recursos públicos aunque no logran el objetivo por más que exhortan a sus ciudadanos ya que esos pedimentos los toman como llamadas a misa.

Han quedado en el pasado los tiempos en que las amas de casa o bien, la servidumbre escasa que existía en aquellos años idos, salen a barrer no solo los frentes de sus viviendas, sino igual la llamada cuneta del cordón de la carpeta asfáltica.

Ahora, esa tarea han dejado de hacerla los habitantes de las viviendas y el compromiso se lo han echado a cuestas los ayuntamientos con cargo a los impuestos.

Esto no es solo problema de amas de casa o jefes de familia que en la actualidad ya le entran a los quehaceres del hogar, mientras la mujer va a chambear o porque hay que hacerlo dentro de las obligaciones de nosotros los “mandilones”.

En Nuevo León surgió una modalidad para someter a los “cochinones” o “marranos” y esta es exhibir a los reincidentes u opositores de tener limpias las calles de la ciudad.

En San Nicolás, en Nuevo León, su ayuntamiento ordenó exhibir la gráfica y una leyenda del porque la publicación en espectaculares o llamados también panorámicos de aquellas o aquellos que tiran basura en la vía pública.

La Presidente Municipal de San Nicolás, declaró que la decisión de publicitar a los “cochinones” se tomó luego de observarse el incremento cada vez mayor de malos ciudadanos que depositaban sus desperdicios en lotes baldíos, en las banquetas o fuera de los contenedores de desperdicios.

Señaló el Ayuntamiento que empezaron de abajo hacia arriba, llamando primero la atención a quienes fuesen sorprendidos cometiendo esa violación al reglamento de buen gobierno, pero como las simples estiradas de oreja no tuvieron efecto alguno, se modificaron las reglas y se instituyó en primera instancia, amonestaciones; en segunda ocasión, sanción económica y en tercera reincidencia, la exhibición de la o el “marrana o marrano” según fuese el caso en un espectacular o panorámico.

Pese a que la comunidad de San Nicolás, aplaudió la medida apareció el “prietito en el arroz, pues la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, exhortó al municipio a modificar los panorámicos calificando la medida cruel y degradante a la integridad de la persona.

La creatividad de los vecinos de San Nicolás, fue una buena idea aunque hubo quienes no están de acuerdo con los Derechos Humanos de Nuevo León, al expresado su punto de vista de que el respeto o derecho de las personas termina cuando se afecta a terceros.

Algunas de las ciudades de Coahuila, tienen ese problema y sobre los derechos de los “cochinones” como dijo el vecino, hay después lo averiguamos, porque la comunidad en general tiene el derecho de que no ensucien ni contaminen su entorno. (www.intersip.org)

About