Saturday, 18/8/2018 | 2:23 UTC-5
InterSIP Noticias

¿Y ya estamos preparados?

¿Y ya estamos preparados?

Post by relatedRelated post

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

¿Y ya estamos preparados?

GUILLERMO ROBLES RAMIREZ

Al menos en Coahuila ha tenido un clima medio loco por decirlo de una manera coloquial ya que hemos experimentado mucho calor y de repente bajas temperaturas hasta con neblina en pleno mes de abril en el municipio de Saltillo.

Pero de algo que sí es seguro en su mayor parte de inicio del presente año ha sido muchísimo calor, siendo esto principio de la temporada de sequías para la zona rural y cultivo no solamente de nuestra entidad sino para el resto del país.

Pero no son las únicas cosas que coincidimos sino cada año en nuestro territorio nacional la temporada de ciclones afecta a México tanto en el Pacífico, así como el Golfo de México y Caribe.

En una entrevista publicado con la investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, Rosario Romero Centeno, hace mención que oficialmente el 15 de mayo inició la temporada de huracanes en el Pacífico y el 01 de junio en el Atlántico, siendo que las dos terminan el día último de noviembre del 2018.

Aunque también aclaró que no tienen que ser unas fechas exactas, es decir, exclusivas. Esto nos deja muy en claro un panorama para estar prevenidos con anticipación, para cualquier contingencia.

Los mexicanos somos en ocasiones algo extremistas que cuando apenas iniciamos el calor ya estamos pidiendo a gritos las lluvias, pero cuando éstas llegan pedimos clemencia para que paren.

Se tiene una falsa idea de que cuando hay lluvia en las ciudades también lo hubo en el campo, pero el único beneficio que encontrarán los ciudadanos es meramente para refrescar el interior de sus hogares, para otros las latosas goteras con las que tendrán que convivir, pero hay ocasiones que también puede significar la muerte y afectación de muchos mexicanos.

La llegada del tiempo de lluvia también trae su lado negativo para aquellos tramos dentro de las ciudades que carecen de un drenaje pluvial provocando inundaciones en colonias y calles.

Otra de las muchas cosas negativas que trae el exceso de lluvia son aquellas causados por quienes en la busca de un patrimonio compraron terrenos como el mejor instrumento de ahorro.  Ya que siempre se ha dicho que la adquisición de este bien inmueble es el más seguro, o al menos así lo dicen expertos por la simple razón de que no requiere el mantenimiento de los servicios de agua, luz, entre otros que necesita una vivienda normal.

Sin embargo, los propietarios de esos lotes vacíos o abandonados han ido causando un impacto ambiental, convirtiéndose en basureros clandestinos para muchos vecinos.  Y ahora con las próximas lluvias seguramente se convirtiran en un depósito caldoso favorable para el crecimiento de bacterias, infecciones y dengue y chikungunya.

Este último punto será la otra batalla que tendrá que enfrentar no solamente los mexicanos sino también las autoridades porque todavía no iniciamos la temporada de lluvia y la proliferación de los mosquitos o sancudos se encuentra en todos lados. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org