Thursday, 16/8/2018 | 5:53 UTC-5
InterSIP Noticias

Pasan los años y nada cambia

Pasan los años y nada cambia

Post by relatedRelated post

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Pasan los años y nada cambia

GUILLERMO ROBLES RAMIREZ

Desde antes del proyecto de la construcción de la Ciudad Universitaria, en el municipio de Arteaga Coahuila, hubo muchas expectativas para esa cabecera municipal.

Pero una vez hecho realidad ese sueño para la mayor casa de estudios de Coahuila, ha sido que hasta a la fecha solamente la Universidad Autónoma de Coahuila, así como toda su comunidad universitaria se han visto beneficiados, algo que es muy positivo.

Sin embargo, ha sido el único sector social, es decir, los universitarios que han podido obtener lo que sus rectores en turno han prometido mejorando su calidad de estudios.

No obstante, hay un gran sector de la sociedad que todavía están esperando verse favorecidos pues en sí la construcción de la Ciudad Universitaria traería por ende un desarrollo al municipio de Arteaga, sin embargo, ha sido una situación que ninguno de sus ediles a la fecha ha sabido sacar provecho o al menos muestren un poco interés.

El potencial de tener en Arteaga una Ciudad Universitaria, sin lugar a dudas es una oportunidad para que muchos estudiantes puedan migrar a radicar en esa cabecera municipal, sin embargo, ante la carente infraestructura e interés para hacer espacios para estos estudiantes tienen que seguir hospedándose en la ciudad más cercana, que es Saltillo.

Es lamentable que los ediles de Arteaga no aprovechen una gran oportunidad para poder estar construyendo toda una infraestructura no solo hidráulica, sino de servicios como es el agua potable, alcantarillado, seguridad pública, luminaria, nuevas vialidades o alternas y todo aquello que puede crecer alrededor del complejo universitario de la UA de C. y así poder tener todo lo necesario para que Arteaga detone el turismo y el comercio.

Contrario a ello continúan obras públicas a diestra y siniestra muy pueblerinos, subestimando a los arteagenses de no estar preparados para tener obras de calidad para un crecimiento y desarrollo que estén a su altura.

Su comercio principal sigue siendo únicamente la Plaza de Zaragoza, también conocido como La Alameda, en donde cada fin de semana son visitado por miles de personas para disfrutar de la gastronomía mexicana y regional.

Todo está muy bien, aunque se puede crecer más y mejor, sin embargo, los comerciantes que se instalan cada fin de semana en La Alameda de Arteaga, no quieren aceptar la regularización de sus negocios de comida cuyos desperdicios y sobrantes que están dejando como visitantes después de cada fin de semana a los perros callejeros de sus alrededores a darse su banquetazo con los restos de comida arrojadas por donde quiera.

¿Acaso eso es todo lo que puede aspirar Arteaga?, por qué no se puede hacer un cambio para construir casas de asistencias, tiendas, papelerías, librerías, restaurantes, colonias residenciales de tipo campestres, entretenimientos para estudiantes, así como el despertar de una nueva vida nocturna y sana para jóvenes.

No por el hecho de que los ediles pasados y presentes cuenten con una mentalidad conformistas, no implica que esto sea el pensamiento generalizado para los arteagenses.

Han pasado ya algunos años desde la construcción de la Ciudad Universitaria y no se ha visto cambio alguno en el municipio de Arteaga donde pueda demostrar que está creciendo como una ciudad que puede conservar todavía ese toque colonial. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org