Saturday, 20/10/2018 | 3:03 UTC-5
InterSIP Noticias

“Chocan” los números

“Chocan” los números

Post by relatedRelated post

Mi Columna

“Chocan” los números

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Las autoridades Estatales de Seguridad Pública, informaron  en días pasados que la delincuencia del fuero común y particularmente robos a negocios y casas, en los cuatro meses del presente año, bajaron sensiblemente en Torreón y Saltillo.

Las cifras oficiales hechas públicas es que el descenso comparativamente a los anteriores cuatro meses de enero a abril de este año, fue de un 40 y 50 por ciento, respectivamente.

No dudamos de que están en lo cierto las autoridades de Seguridad Pública en Coahuila, aunque en la perspectiva ciudadana se difiere diametralmente aseverándose todo lo contrario, ya que en  encuestas callejeras la opinión generalizada es que ha habido más latrocinios en los últimos meses que en los cuatro anteriores.

Es posible que la perspectiva ciudadana este en lo cierto, pues por distintas razones no se denuncian oficialmente muchos hurtos, sin embargo, los medios informativos diariamente informan de esos atracos.

Hay que señalar que la cantidad de robos detectados o dado a conocer por Seguridad Pública es lo denunciado oficialmente.

La no denuncia, al menos por los afectados, es porque señalan que se pierde el tiempo por la cantidad de personas que van a denunciar no solo robos, sino fraudes, peleas callejeras, etc., siendo además otro factor que ha “ahuyentado” las denuncias es por el poco personal del Ministerio Público asignado a levantar las denuncias.

Además hay que agregar que posteriormente se tiene que acudir nuevamente ante las autoridades del Ministerio Público para ratificar lo denunciado.

A final de cuentas para nuestros “sabuesos” igual es muy complicado y difícil dar con los ladrones para encarcelarlos, al menos que haya más antecedentes sobre una mayor cantidad de latrocinios en ese sector y que aporte algunas pistas a los investigadores.

Por una u otra razón, ha ido desapareciendo la cultura de la denuncia, aunque también hay que decirlo, ésta era demasiado incipiente y por tato no pasará mucho tiempo en que se reduzca a cero el acudir con las autoridades para hacer saber del robo sufrido al menos que éste represente una cantidad muy alta de los bienes sustraídos o mal habidos.

En el caso de Saltillo, al menos conforme a la perspectiva ciudadana, es muy probable que hayan bajado los latrocinios ya que se ha observado mayor vigilancia policiaca, los rondines de las patrullas policiacas se han multiplicado, se han formado grupos de ciudadanos vigilantes y en efecto, las autoridades locales han tomado más medidas para combatir estos delitos.

Empero, en Torrreón ha ocurrido lo contrario ya que se han regateado los recursos para fortalecer la seguridad pública y los amantes de lo ajeno trabajan a placer en esa plaza ante la indiferencia y apatía de sus autoridades.

En la Perla de La Laguna, se rechazó a la Policía Metropolitana compuesta por elementos estatales y municipales, lo que vino a ponerse a “disposición” de los maleantes esta falta de vigilancia. (www.intersip.org)

 

 

 

 

 

 

 

 

About