Thursday, 21/6/2018 | 13:57 UTC-5
InterSIP Noticias

Van “endemoniados”

Van “endemoniados”

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Van “endemoniados”

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Los programas preventivos impartidos a los conductores del transporte urbano de pasajeros, no han servido de nada, pues siguen manejando de una manera “endemoniada” que no solo ponen en riesgo a los pasajeros que transportan, sino a los peatones que se cruzan en su camino.

Hay pasajeros que por la alta y descontrolada velocidad como son transportados, optan por pedir bajada y abordar un taxi o probar suerte en  otro autobús, lamentándose que prácticamente resulta lo mismo, pues se cuenta con los dedos de una sola mano los conductores respetuosos por la vida de sus pasajeros.

Mucho se ha dicho que las altas velocidades y no respetar el señalamiento en los cruceros, es porque se les hace tarde paras llegar dentro del  tiempo que se les tiene marcada cada vuelta o de lo contrario se les castiga con ciertas cantidades, según sea la ruta, ya que con ese dinero se le paga a los tomadores de tiempo.

Los choferes echan las culpas al “tomador de tiempo” porque cada minuto tarde es mayor el castigo económico, solo que sobran los conductores que no cumplen con el horario marcado en cada vuelta porque sobran las oportunidades de “emparejar” su unidad con otro compañero y “echarse el chal” o bien, los hay que “galanean” en las colonias por donde pasa su ruta.

Estas medidas disciplinarias son necesarias, porque de lo contrario el desorden afectaría las largas ya de por si esperas que hacen en las paradas los pasajeros.

En días pasados, usuarios de la unidad económica 22 de la ruta directa Ramos Arizpe-Saltillo, se quejaron por la velocidad “endemoniada” como eran trasladados por el conductor de esa unidad que inclusive llegó a algunos cruceros con semáforo y no los respetó, pasándoselos por el “arco del triunfo” el alto que se le estaba marcando.

Algunos de los pasajeros reclamaron al chofer, pidiéndole que por respeto a sus vidas moderara la velocidad, pero el sujeto hizo oídos de sordo y nunca bajo la velocidad de su unidad e imprimía mayor velocidad mostrando su placer de llevar atemorizados a los pasajeros por su “endemoniada” velocidad.

Es difícil para los Agentes de Tránsito estar cuidando a cada transportista para que respete las señales viales y proteger al usuario de un probable percance, mientras que por otra parte, los permisionarios del transporte público urbano de pasajeros que por cierto, éstos se quitan el “paletón” con expresiones de “estos señores no entienden aunque los castiguemos por los excesos que cometen en perjuicio de los pasajeros”.

Por su parte, las autoridades municipales en parte tienen mucha razón, aseveran que a diario se levantan varias infracciones a los choferes abusones, empero, ni aun así respetan la vida de los usuarios no cometiendo excesos en la manejada.

Un problema más que exponen los permisionarios o concesionarios es que faltan choferes con experiencia y que se hayan distinguido por su respeto al usuario, haciendo lo mismo con los señalamientos viales. (www.intersip.org)

 

 

About