Tuesday, 17/7/2018 | 13:19 UTC-5
InterSIP Noticias

Nunca han cambiado

Nunca han cambiado

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Nunca han cambiado

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

La mayor cantidad de quejas que está recibiendo la Delegación Coahuila de la Procuraduría Federal del Consumidor, están ligadas de alguna u otra manera a las casas de empeño conocidas también como montepíos.

Y, para mostrar el buen negocio que resultan estos establecimientos, en Coahuila hay 430 montepíos o casas de empeño registradas y pese a tener siempre encima la supervisión de la gente de PROFECO que las vigila con  lupa, las quejas por abusos no cesan, como tampoco disminuye la afluencia a sus clientes.

También estos lugares conocidos como casas de empeño o bazares, en opinión del mismo Delegado Estatal de PROFECO, Sigfrido Macías Pérez, nunca cumplen lo que prometen por los préstamos que hace a quienes recurren ante ellos.

De hecho, consideró que no se dan abasto en estar “encima” o visitar constantemente esos negocios porque cuando no cuentan con una cosa les falta otra y en fin es el cuento de nunca acabar pese a las sanciones que se les aplica.

Indico que ese es el rubro que durante todo el año tiene el mayor número de quejas, principalmente porque “envuelven” a la gente que acude a ellos a pedir un préstamo y les dicen una cosa y se la cambian, aparte de que es común que los clientes no leen por distintos motivos el sin fin de cláusulas que contienen los contratos firmados.

Hecho, además de ser una injusticia, la gente que pide un préstamo y da una garantía, nunca por decirlo de alguna manera, termina de pagar y siempre le salen con las cuentas del “gran capitán” y es cuando recurren a la PROFECO que en muchos casos es difícil la defensa por estar de por medio la firma en documentos, etc.

Hay incumplimiento generalizado en la obligación que tienen de estar inscritos en el padrón nacional de casas de empeño condición reglamentada hace dos años por las autoridades federales. }

En años del pasado las casas de empeño o bazares empezaron a surgir sin control alguno y en la actualidad es obligatorio contar con un contrato de adhesión y la falta o incumplimiento es motivo de sanción económica.

Ese documento explicó el funcionario es de vital importancia porque allí vienen estipulados los intereses moratorios a pagar, de qué manera pueden resguardar sus bienes dejados en garantía, como puede recuperar las prendas dejadas en garantía.

De alguna manera por las constantes e insistentes visitas de verificación para constar si cuentan con todos los requisitos los “tenemos controlados”, aunque no faltan los que se salen del “huacal” y abusan de sus clientes.

Exhorto a quienes se interesen en acudir a uno de esos montepíos o bazares que antes pueden acudir a las oficinas de PROFECO para ser orientados o asesorados haciendo la invitación en términos generales. (www.intersip.org)

 

 

 

 

About