Tuesday, 17/7/2018 | 13:30 UTC-5
InterSIP Noticias

¿ Y, de que han servido ?

¿ Y, de que han servido ?

Post by relatedRelated post

Mi Columna

¿ Y, de que han servido ?

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Las autoridades municipales y estatales de Coahuila, nos han plagado de infinidad de programas, leyes, reglamentos y otros elementos dizque “protectores” de los ancianos o como cariñosamente les llamamos a los abuelitos, pero como se dice, de todos no se cumple uno.

Se han hecho reformas a distintas instrumentos legislativos para “reforzar” el buen trato que deben darse a los adultos mayores o bien para brindarles una mejor vida, para que no sean violentados en sus propios hogares y menos en la vía pública, etc.

Todo eso ha quedado en nada y la mayoría de las buenas intenciones que se han tenido, ha sido para alardear o “presumir” que los abuelitos nos merecen además de buen trato, todo nuestro cariño, pero ¿cuándo les llegarán todas esas bondades que les deseamos ?.

Ahora la novedad es darle vida a una Procuraduría de Defensa del Adulto Mayor y repetimos y preguntamos ¿para qué ?.

En agosto del año pasado, la diputada acuñense Georgina Cano Torralba, puso en consideración y aprobación del poder legislativo la integración de una Procuraduría especial para ancianos. El punto de acuerdo se aprobó y como otros muchos quedo en eso, en nada.

En esa ocasión y al subir a la tribuna legislativa, Georgina Cano Torralba, expresó que ante el incremento en Coahuila de la población de la tercera edad era momento de darle vida a una Procuraduría de Atención al Adulto Mayor, particularmente para defenderlo de las injusticias de sus propia familia y de las que se cometen en su contra en la vía pública y brindarles protección y bienestar, lo que se escuchó muy bonito.

Expresó una verdad en la que fundamentaba su propuesta de la Procuraduría y que fue que en la mayoría de los casos, los abuelitos no acuden a interponer denuncia del maltrato que reciben por desconocimiento de las leyes o por falta de recursos para movilizarse, pero igual porque no es apoyado por algún familiar para llevarlo ante las autoridades para denunciar el maltrato que recibe, exigir sus derechos u otra anomalía.

Exhortó a la ciudadanía en general que si conocen de uno o varios adultos mayores víctimas de tropelías o injusticas de otro tipo, lo denuncien a las autoridades correspondientes para actuar a favor de ese o esos abuelitos.

En balde han servido no solo los viajes al extranjero, sino el alto costo que resulta de diputados federales o senadores a otros países para haber que aprenden y se ponga en vigor en nuestro país, pues tal parece que nada se les “pega” o van como simples turistas a conocer a costa del erario público, ya que tampoco a nivel federal se hace algo en bien de los ancianos.

Alardeamos de que México cada vez se posesiona de mejor lugar mundialmente por sus avances tecnológicos, como país de oportunidades, para la exportación de infinidad de artículos y productos de todo tipo y no logramos traer programas de beneficio social que se desarrollan con mucho éxito en el extranjero y que bien pueden instituirse aquí.

Otra alternativa sería la canalización de recursos económicos para crear programas a favor de los ancianos y que bien pueden recortarse al presupuesto para las campañas políticas que la verdad no sirven más que para derrocharlos o bien robárselos o “escamotárselos” uno que otro político o candidato. (www.intersip.org)

 

About