Saturday, 22/9/2018 | 5:13 UTC-5
InterSIP Noticias

Corruptos e inhumanos

Corruptos e inhumanos

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Corruptos e inhumanos

Por Carlos Robles Nava

carlos robles nava

Para no pocos funcionarios públicos, la corrupción no tiene límites y menos consideraciones, pues a esos sinvergüenzas no les importa los fines que tienen los recursos que roban.

De las pillerías más censuradas cometidas por funcionarios corruptos, no tiene perdón el saqueo de recursos asignados para brindar servicios de bienestar a los pobladores más vulnerables.

Tal es el caso sucedido en tres Entidades del País, donde el Seguro Popular fue objeto de una rapiña sin límites y deshumanizada por tratarse de una institución dedicada a atender la salud de sectores vulnerables la que fue saqueada con nueve mil millones de pesos en nueve años, es decir que el robo en promedio fue de mil millones de pesos anuales.

Entre el 2007 y el 2015, los gobiernos de Veracruz, Guerrero y Michoacán, “desaparecieron” 8 mil 675 millones de pesos que recibieron como aportación solidaria, así como cuota social, dejando al Seguro Popular de esas entidades en el desamparo y sin poder enfrentar a las necesidades de acuerdo a la población vulnerable que tienen que atender.

Esto de acuerdo a una investigación hecha por la Comisión Nacional de Protección Social de Salud, CNPSS, así como a denuncia presentada por la Auditoria Superior de la Federación, la que acepta se cometió el error de que el diseño del Seguro Popular se hizo bien, pero le faltaron mecanismos de control sobre el uso del dinero, lo que facilitó el saqueo de estos recursos públicos.

Para tener una simple idea de lo que representa la rapiña de los nueve mil millones de pesos solo de esos tres Estados, es la cantidad que debió haberse invertido en el pago de salarios, prestaciones a sus empleados, compra de medicinas, material de curación y otros rubros indispensables para la operación de los servicios médicos.

Volvemos al trillado tema de qué es lo que hacen nuestros diputados federales y senadores no solo de los tres Estados en donde se saquearon los casi nueve mil millones de pesos, sino de las demás entidades de la República.

No es posible que durante nueve años haya operado el Seguro Popular sin normas y la menor pizca de mecanismos de control sobre el correcto destino que debió haberse hecho a estos recursos destinados específicamente a uno de los reclamos más sonados como lo es la atención médica a sectores con carencia de todo.

Esto viene a confirmar lo repetido constantemente sobre qué es lo que hacen los legisladores federales por sus entidades, porque si bien es cierto que éstos dizque servidores públicos están dedicados a revisar y aprobar iniciativas de ley que cambien a nuestro país, la verdad es que deja mucho que desear su trabajo, ya que sus obligaciones directas en el Congreso de la Unión, son muy limitadas como para no darle algo de tiempo a su propia entidad que los llevó a ese cargo para dizque servir a “su pueblo”.

Lo imperdonable es que en esta ratería se menciona e involucra a quienes fueron sus gobernadores como Javier Duarte, por Veracruz; Fausto Vallejo, de Michoacán y Ángel Aguirre, de Guerrero.

Dicen que el hartazgo de que han disfrutado los funcionarios públicos, será directamente el que se encargue de revirar las adversidades que enfrentan los mexicanos, aunque igual los hay quienes piensan que la corrupción llegó y ha envuelto a México, por desgracia, para quedarse. (www.intersip.org)

 

About