Sunday, 18/11/2018 | 4:15 UTC-6
InterSIP Noticias

Colgados y sin hacer nada

Colgados y sin hacer nada

Post by relatedRelated post

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

            Colgados y sin hacer nada

GUILLERMO ROBLES RAMIREZ

            Todos recordamos que durante las campañas políticas la saturación de anuncios es demasiado en donde, más que evidente el derroche de nuestro dinero se va al caño, no saben que hacer con ello.

            Años atrás su publicidad era más sencilla, y sin caer en la exageración, sin embargo, con el pasar del tiempo y sin tener un dato exacto no siendo suficiente los espacios asignados en medios periodísticos, así como radio y televisión para la publicidad política recurrieron a bardas y evidentemente espectaculares, siendo este último uno de los que han generado más conflicto en la CDMX.

             Algo que tampoco se tiene el dato en cuanto a una fecha, es que no se sabe ni quién, ni en donde se les ocurrió en campañas electorales hacer pendones para colgarse en los postes de luz y teléfono.

            Este ultimo “ingenio” de publicidad se propagó en todo el país siendo muy común que cuando se trata de campañas locales, estatales y federales, son ocupados cada uno de los postes de luz y teléfono, tapizando cada una de las calles y avenidas principales, pero sin perdonar aquellas alternas, así como dentro de colonias populares.

            Aunque ante la problemática de obligar a los partidos y candidatos a retirarlos se tuvo que implementar lo que mejor funciona en nuestro país, a base de macanazos, es decir, multas muy elevadas al no retirar la publicidad política en cierta cantidad de días pasando las elecciones, cualquiera que fuese en su caso.

            Todo lo anterior es solo una pequeña referencia sobre el origen de la contaminación visual, que va en aumento con respecto a este tipo de publicidad que nació para quedarse, pero ahora sí que quienes adoptaron la idea son particulares, es decir, todo tipo de comercio, anuncios de lucha libre, espectáculos musicales, así también como para anunciar los quince años de alguien y la guía a base de flechas indicando el camino.

            Se ha exagerado el mal uso de los postes de luz y teléfonos, ya que cuando un particular pierde una mascota, imprime la foto del animalito y una recompensa. Hay quienes también aprovechan estos lugares que están tan saturados de otros anuncios comerciales y necesidades de particulares quedando todos empalmados, pero aun así se pueden encontrar pequeños anuncios de ocasión en busca de algún trabajador como chofer, ventas, jardinero y de todo tipo en donde la dinámica es simplemente recortar o terminar de desprender la tira de impresión de dos reglones para visitar el lugar y ser entrevistado.

            Todo ese listado de economía informal que tanto se quejan las mismas autoridades, se encuentran así de fácil en esos postes de luz y teléfono como si fuera el directorio “Sección Amarilla”, en donde estilistas de perros, cuida perros, estilistas de humanos, es decir, boutiques y “Barber Shop”, médicos de todo tipo, venta de comida, clases de danza, pequeñas conferencias y hasta pasajes bíblicos en busca de adeptos los encuentras ahí.

            Es más que obvio que todos esos negocios se encuentran dentro de la informalidad, sin un permiso de alta de hacienda y aquellos solicitados por cada uno de los Ayuntamientos como son la Licencia de Funcionamiento y Licencia de Uso de Suelo, pero tampoco olvidemos los federales como es el alta patronal ante el Seguro Social.

            Negocios montados en cocheras de casas, otros improvisados sobre una calle o avenida, y hay quienes ofrecen sus servicios a domicilio.

            En esos postes de luz y teléfono es toda una fuente de información y obviamente de trabajo para las autoridades que tanto se quejan de no saber en dónde se encuentra la economía informal, y a la falta de su paradero no pueden ejercer presión para formalizarlos.

            Aunque suena difícil poder implementar un dispositivo de búsqueda para hacer que se regularicen estas personas, lo que sí hay que reconocer es que al menos en Coahuila, de las 38 cabeceras municipales el alcalde de Monclova, Alfredo Paredes López, anuncio en días recientes sobre la cancelación de todos aquellos permisos publicitarios colocados en los postes de luz y otros servicios.

            Bajo un solo argumento que se trata de embellecer ese municipio, evitando así la contaminación visual.

            Ha sido un problema que no se ha regulado de manera federal, ya que en una búsqueda rápida por el Internet, se puede encontrar que apenas están haciendo las autoridades locales las leyes, obviamente, autorizadas por el Congreso de cada entidad para regular y castigar económicamente el uso de postes de luz y otros servicios para colgar, plasmar, o pegar, o cualquier tipo anuncio, ya que no en todas las localidades existe un argumento legal o norma local para poder evitar la saturación de anuncios.

            Aunque para ser honestos realmente los que tienen que otorgar el permiso y cobrar para anunciarse en los postes de luz y otros servicios, son las empresas a quienes pertenecen, en el caso de la luz le corresponde a la CFE, y telefónica el que tiene mayor cobertura o infraestructura es TELMEX.

            Uno nunca sabe para quién trabaja ya que, en mi humilde opinión, y practicidad a quienes deberían de multar por parte de las autoridades a quien le corresponda para que se pongan las pilas en retirar y mantener limpias esos postes de luz y otros servicios, son a los legítimos propietarios de los mismos. Mientras tanto la lucha seguirá viéndose los anuncios que cuelgan uno tras otro. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) www.intersip.org