Saturday, 20/10/2018 | 6:39 UTC-5
InterSIP Noticias

Es único nuestro idioma

Es único nuestro idioma

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Es único nuestro idioma

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

Nuestro lenguaje o idioma nos permite a los mexicanos tener una gran variedad de expresiones que a pesar de que muchas de ellas son inapropiadas, nos hemos acostumbrado a estas de tal forma que le damos la interpretación supuestamente correcta o lo que pretendemos decir con esas palabras inadecuadas.

Podemos mencionar como ejemplo de nuestro tema la palabra dar o pedir, que es usual se trate de personas con alta educación o no, decir cuando cometemos un error y deseamos disculparnos, “vengo a pedirte una disculpa” cuando lo correcto es “vengo a darte una disculpa por lo que hice, etc.”, pues quien cometió la falta es quien va dar la disculpa por la ofensa, la equivocación o mal comportamiento.

Viene esto al caso por unas declaraciones públicas que hizo el Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue Wiechers, a raíz de un ataque que grupos porriles lanzaron contra estudiantes del CCH Azcapotzalco que realizaban una manifestación pacífica frente a la Torre de la Rectoría.

En su discurso, el rector de la UNAM, expresó “no solo entiendo la indignación de los jóvenes y  todos los universitarios, también la comparto, es una preocupación común de todos. Quiero “PEDIR” una disculpa pública por la imposibilidad que tuvimos de poder contener una agresión externa, etc., etc.

Como lo anterior hay infinidad de ejemplos más, como agárralo para indicar tómalo; apacíguate, para decir que se tranquilice o esté en paz; arrecholada, para indicar que esa cosa que se busca o quiere está abandonada; coperacha, para referirnos que es de cooperación voluntaria; chipotudo, que es bueno lo que se hace; escuincle, refiriéndonos a un niño o pequeño; enmuinarse y enmuinado, estar enojado o enfadado; y garigoleado, que está muy adornado.

Además hay que agregar estas otras palabras que los mexicanos entendemos pero un extranjero no: Ecole, para expresar o decir exacto; guandajon, para definir que usa ropa holgada; chipocludo, definir a una persona buena para todo; locochón, persona algo fuera de lo común o es muy atrevido o audaz; quihubo y quihubole, se usa como expresión de cómo estas o cómo saludo o cómo te encuentras; teporocho, borrachín o alcohólico callejero; vaquetón, para definir a quien es flojo o perezoso; salir del closet, declararse homosexual; botana, para definir los snack´s para calmar el hambre.

Además de las anteriores palabras, con el tiempo han surgido nuevas como llamar jocho a los hot dog o perros calientes.

Es difícil y común, reitero, que un extranjero nos entienda pronunciándole esas palabras que no formaron parte de las clases de español que haya recibido.

Empero, aún con esas deformaciones en nuestro idioma, por llamarlo de alguna manera, es muy bonito hablar el español. (www.intersip.org)

 

 

 

 

About