Saturday, 20/10/2018 | 6:58 UTC-5
InterSIP Noticias

Como el viejo oeste

Como el viejo oeste

Post by relatedRelated post

Mi Columna

Como el viejo oeste

Por Carlos Robles Nava

crn-1024x1024

¿Qué nos falta en México en cuestión de delincuencia de cualesquier tipo?: Nada.

Tenemos de todo y para todos, desde el robo más infantil e inocente, hasta el latrocinio más complicado, misterioso y cuantioso.

Lo último que tenemos en el país, son asaltos a los trenes, por ahora solo a los de carga con mercancía valiosa, pues prácticamente, al menos en gran parte de la República desapareció el ferrocarril de pasajero s y su escasa existencia es en cortos tramos entre una y otra comunidad, generalmente de población rural y que se encuentran en el Sur del País.

Por ahora, Coahuila en ese tipo o estilo de latrocinios estamos en quinto lugar, empero, es de esperarse que en poco tiempo en el futuro “escalemos mejores posiciones”. Nuestro quinto lugar es porque Coahuila no tiene más de cuatro años que entró en esa modalidad en hurtos, mientras que en el sur los “bandoleros” o asaltantes de trenes llevan operando casi nueve años.

El primer lugar al menos hasta el 2017, lo ocupa Veracruz, para seguirle Puebla, Guadalajara, Guanajuato, Querétaro y finalmente, en la quinta posición Coahuila. Durante los doce meses del año pasado la incidencia en el mismo orden fuer de 276; 230; 196; 122 y 100, respectivamente.

Estos delincuentes, hay que reconocerlo, están bien informados de las cargas que se transporta por vías férreas que generalmente  es mercancía de consumo general, metales y minerales y otra mercancía que luego es vendida a menor costo entre mismos comerciantes de las regiones donde se cometen estas tropelías.

A la pérdida de la mercancía, hay que agregar el alto costo que representa no solo la reparación de las vías dañadas con el descarrilamiento que es el sistema más usual de estos malandros, tanto los perjuicios causados en las vías como en los furgones y tiempo-trabajo, aunque lo principal es el alto costo de lo hurtado.

Esta modalidad recuerda a los viejos de ahora, las películas de cow boy´s que tanta popularidad alcanzaron en los años de “ayer”.

Los latrocinios de trenes se inició en el Sur del País y ahora se encuentran en el Norte, lo que ha preocupado al sector empresarial coahuilense que está  pidiendo a las autoridades de Seguridad Pública de la Entidad, implemente operativos para frenar a esos “bandidos” de trenes que ya está causando estragos no solo en el robo de mercancía diversa, sino en el desabasto de productos que son robados.

Es una situación extremadamente complicada para las autoridades estatales de Seguridad Pública que si no ha podido detener los robos de tráileres en carreteras, que por cierto, también va a la alza, menos los de ferrocarril, pues primero, no se cuenta con el personal capacitado y menos suficiente.

Ya tuvimos una policía “ferrocarrilera” comandada por una persona de apellido Medrano, pero fue desaparecida o liquidada por que se coludió en el negocio de proteger a los migrantes del Sur para “treparse” a lo que se le llamó la “bestia” o sea el tren de carga que viene de la frontera sureña para trasladarse hasta la mitad del territorio nacional y en ocasiones hasta la mera frontera Norte que es el punto final de esos migrantes. (www.intersip.org)

 

 

About