Monday, 10/12/2018 | 4:46 UTC-6
InterSIP Noticias

Cigarro electrónico no hace daño

Cigarro electrónico no hace daño

Post by relatedRelated post

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

            Cigarro electrónico no hace daño

GUILLERMO ROBLES RAMIREZ

            Desde hace algunos meses tanto por parte de autoridades, así como de particulares han dado una dura guerra en contra del uso de los cigarros electrónicos. Los primeros en campañas publicitarias ya sea en radio, televisión o prensa escrita sobre la advertencia de no usar el cigarro electrónico.

            Los segundos por medio de una de las empresas televisivas de nuestro país, a través de algunos de sus mini series han tocado mucho el tema sobre el peligro y la muerte que causa el uso del cigarro electrónico, pero bajo el argumento de que ésta demostrado médicamente.

            Las exageraciones sobre el vapear, que es la acción de “fumar”, con un cigarro electrónico ha llegado al extremo en la que ahora por medio de estos programas transmitidas en nuestro país en las cadenas televisivas aseguran que se puede morir hasta de cáncer.

            Todos estos argumentos van acompañados con “el petate del muerto”, de supuestamente estudios aprobados medicamente, sin embargo, en ninguno de estos supuestos dicen la fuente o qué tipo de estudios. Son las famosas fábulas que se inventan a los niños para cuando se quiere que se porten bien como es “. si no te portas bien. O no comes bien … se va enojar diosito.”

            Hasta en estos momentos no existe ninguna autoridad de salud que reconozca los efectos negativos que causen muerte o cáncer por el uso de cigarrillo electrónico. Datos de la International Tobacco Control Four-Country Survey en un estudio realizado a personas usando el cigarro electrónico determinaron que no existen estudios fiables de daño al igual que el cigarro tradicional.  La Organización Mundial de la Salud, lo único que ha solicitado es que se regule este tipo de productos.

            El último estudio realizado por investigadores del “British American Tobacco”, con sede en la ciudad de Londres, demostró que no genera ningún tipo de adicción en los fumadores de dispositivos electrónicos, además de que no causa cáncer.

            Todo hace suponer que se trata de una campaña sucia en contra de esta alternativa de “fumar”, aunque su termino correcto es vapear, por medio de un cartucho en su interior que contiene un líquido y es vaporizado por medio de una batería eléctrica cada vez que se inhala por la boquilla, imitando al humo de un cigarro que en su caso se trata de tabaco envuelto en una hoja de tabaco o papel que requiere la combustión de fuego para poder inhalar el humo y no vapor.

            Pero si ustedes se preguntan quién podría estar creando toda esta confusión y publicidad negra en contra de estos productos, la respuesta es tan lógica que quienes se beneficiarían de todo esto son aquellas compañías tabacaleras.

             Es correcto una industria que lleva en el mercado por más de 500 años en donde a su vez, ha estado en constante lucha sobre el daño de su consumo en la que sí está comprobado médicamente y científicamente que son causante de millones de muertes, así como el del cáncer.

            Una batalla que ha pasado por muchísimos años las compañías fabricadoras de cigarro tradicional, que aún bajo la advertencia obligatoria de que llevan las cajetillas de cigarro sobre lo nocivo del producto y que produce cáncer, éstas no han tenido algún impacto en sus ventas, sino todo lo contrario.

            En una simple apariencia indica que un producto de batería como son los cigarros electrónicos, sí le han dado la batalla duro a las compañías tabacaleras en las que están teniendo un impacto negativo en la venta del cigarro de papel.

            Existen muchos intereses de por medio en la que un sector privado pretende la prohibición de la venta de los cigarros electrónicos, pero esta a su vez una contradicción para las compañías de cigarro de tabaco y papel, ya que de suceder eso significaría también el cierre total del cigarro tradicional que durante años se ha comprobado el daño, la adicción y el consumo de tabaco acarrea riesgo de cáncer pulmonar, cavidad oral, faringe, laringe, esófago, páncreas, vejiga y pelvis renal. Y aún así no se ha prohibido su venta. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) www.intersip.org