Monday, 10/12/2018 | 19:38 UTC-6
InterSIP Noticias

Llamado a los “cochinones”

Llamado a los “cochinones”

Post by relatedRelated post

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Llamado a los “cochinones”

Guillermo Robles Ramírez

Entre la gran cantidad de negocios que puede haber en cualquier parte del país, uno de los más redituables sigue siendo el negocio de la comida. Sin importar el tipo de gastronomía siempre se ha dicho que su ganancia siempre será no menos del 100 por ciento.

Siendo comercio informal su ganancia es mayor, pues no tiene la mismas obligaciones fiscales y locales que cumplir, siendo en su mayor parte familiares quienes trabajan de manera muy improvisada.

En los últimos años este giro de comercio ha aumentado considerablemente en las principales cabeceras municipales de Coahuila, es decir, en sus plazas comerciales sin importar el tamaño, predomina más el rubro de la comida.

Negocio con éxito para cada fin de semana en donde la mayoría de las personas descansan y hartos de la cotidianidad laboral prefieren convivir el mayor tiempo con sus familias, familiares y/o amigos.

Cada hogar descansa de manera diferente, comenzando desde las amas de casa que todos días no salen de la cocina preparando los alimentos tanto para sus esposos, así como el de los hijos.

Algunos señores patriarcas de la casa se ponen de cocineros armando sus asadores o hay quienes tuvieron un dinero extra mandaron construir un asador con ladrillo especiales para aguantar el calor, pero sin importar del material del que está hecho, sale el cocinero varón para hacer su carnita asada para toda la familia.

Pero hay otras familias en las que el hombre no quiere ponerse de cocinero y prefieren desde la comodidad de la casa solicitar algún servicio a domicilio predominando como preferencia la pizza, tortas, tacos, pero existe una gran variedad de comida rápida para disfrutar con la familia.

Por lo general este tipo de servicios son encontrados en la sección especial de los periódicos de cada localidad concentrados de una a dos páginas donde el colorido de sus anuncios aparece los fines de semana para aprovechar descuentos y alguna otra promoción.

También son encontrados en la sección amarilla y como dicen por ahí entre más grande esté el anuncio es mejor porque tiene buena reputación, reconocimiento y confiabilidad.

Pero también en las redes sociales y algunas nuevas aplicaciones como es el “Rappi”, y “Uber Eats”, o bien directo a la pagina del establecimiento de “Facebook”.

Cualquier tipo de establecimiento que venda comida al público sin importar de dónde o tamaño deben de estar regulados por la Secretaria de Salud y darle cumplimiento a todas sus normativas con el fin de asegurar la sanidad y evitar cualquier sustancia que sea nocivo para la salud del consumidor o  su destino final.

Uno de los principales factores que deben de cuidar estos establecimientos es evitar los roedores ya que son portadores de muchos microorganismos, además que depositan excremento, orina, pelo y otras suciedades.

También todo aquel insecto que busca el calor, la humedad y la obscuridad como suelen ser las famosas cucarachas y las bacterias son un problema más grave ya que no se ven a simple vista y éstas pueden causar hasta la muerte, a diferencia de los hongos que a simple vista son localizables indicando que existe material en estado de descomposición e indicando malas prácticas sanitarias.

Estos son algunos de los tantos elementos que la Secretaria de Salud trata de cuidar en cada uno de los establecimientos para evitar cualquier intoxicación de los consumidores. Pero obviamente que solo es posible en aquellos lugares o establecimientos que se encuentran dentro de la formalidad.

La mayoría de las veces tanto los anuncios como las fachadas bonitas de estos comerciantes, es decir, en el rubro restauranteros son engañosos porque no se conoce el interior de las cocinas y menos su procedimiento de preparación de los alimentos.

La Secretaria de Salud se ha preocupado mucho en los negocios de comida rápida o a domicilio que existe una ventanilla especial para cualquier anomalía que se pudiese encontrar ante la falta de higiene causante de cualquier enfermedad o intoxicación y es la Comisión federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, (Cofepris), la encargada de recibir cualquier tipo de quejas cuando algún consumidor ha sido afectado en su salud.

Con un simple formato que poseen simplemente piden la mínima información para acudir al establecimiento para quienes nada más lucran de la venta de comida sin tomar las medidas necesarias de higiene, y además con la opción de reserva de anonimato uno puede acudir a cualquier ventanilla de la Secretaria de Salud del Estado de Coahuila, donde al realizar el reporte entregan una copia para que el consumidor le dé su seguimiento.

Es así como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Coahuila de Zaragoza, hace una atenta invitación a toda la población a la cultura de la denuncia para ir acabando con estos “cochinones” que atentan contra la integridad de la salud de todos los integrantes de las familias. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) www.intersip.org