Thursday, 29/10/2020 | 0:04 UTC-6
InterSIP Noticias

Se la han ganado a ley

Se la han ganado a ley

Post by relatedRelated post

MI COLUMNA

Se la han ganado a ley

Por Carlos Robles Nava

Carlos Robles

Hace 60 años o más tiempo anterior a esa época, los policías eran el “coco” o “asusta” niños cuando se portaban mal y era extraño ver a un chiquitín conviviendo con un “uniformado” como solíamos identificarlos en el muy pasado. Otra forma de llamarlos era con el apelativo de “cuico”, “jenízaro”, “azules” o gendarme.

Además su aspecto era totalmente diferente a los policías o uniformados de hoy, pues por no decir que todos, pero sí casi la mayoría que trabajaban como policías eran regordetes, desalineados y hasta mal encarados y predominaban de edades en promedio iban de entre 35 a 40 años había arriba. No se recuerda que en ese entonces haya habido incorporadas en las filas policíacas alguna o varias mujeres.

Había pocas patrullas en aquel entonces y en muchos municipios predominaban los “jepes”, probablemente porque las colonias antiguamente llamados barrios sus calles no tenían pavimento; una característica de los guardias municipales o de seguridad de aquellos idos años era que no portaban arma de fuego y aquel que se daba el “lujo” de enfundarse una pistola era antigua, de poco calibre y porque la había comprado con su peculio, así es que la lucia a todo el que se le acercara.

En la actualidad, los policías de esa generación son en mayoría jóvenes, de buen cuerpo, altamente capacitados, portan armas propiedad del gobierno para el que trabajan y ha dejado de ser una corporación exclusiva para “machos”, pues ya es común ver mujeres policías.

La otra cara de estos servidores públicos es distinta ya que los policías de esta época están cada vez más cerca con los chiquitines mostrando que se han ganado su confianza. Los niños ya ven a los guardianes del orden con otros ojos y se han convencido que son sus protectores.

Jardines de niños y escuelas de primaria son cada vez más visitadas por elementos de los distintos cuerpos de seguridad y esas reuniones se aprovechan para que los uniformados no solo convivían con ellos, sino también explicar sus funciones principales, además de ser una simple convivencia con pláticas orientadoras, se les alerta sobre lo peligroso que son las armas de fuego y les advierten no tratar de manipularlas si es que llegan a tener una cerca de ellos.

También les permiten subirse a las patrullas y simular que van manejando, siendo todo eso para los niños una enorme enseñanza, pero lo más importante que se está creando es conciencia y confianza quedando en el pasado y olvido la imagen del “coco” o “asusta” criaturas.

Otra causa a través de la cercanía que se ha ido labrando entre los policías y ciudadanos es la intervención de los guardias en casos de emergencia que puedo haber ser un incendio, un lesionado, dar seguridad a adultos mayores a no ser embestido por un vehículo, detener el tráfico vehicular para dar paso a los peatones.

Para tener una idea de la capacitación que reciben los actuales policías, en días pasado el uniformado Eusebio Carrizales, se encargó del parto de una joven mujer que empezó a dar luz  abordo de un taxi que se detuvo para pedir auxilio y acudiendo Eusebio que de la feliz llegada de una bebé.

Esas y otras acciones mostradas en los últimos años han sido factor para que los policías se ganen la confianza de la ciudadanía.(www.intersip.org)