Sunday, 21/4/2019 | 2:51 UTC-5
InterSIP Noticias

Hartaron y los rechazan

Hartaron y los rechazan

Post by relatedRelated post

MI COLUMNA

Hartaron y los rechazan

Por Carlos Robles Nava

Carlos Robles

Debido al impropio comportamiento de no pocos de algunos de sus integrantes y como muchas cosas diarias de la vida en que los seres humanos se hartan y fastidian de situaciones irregulares y anormales, ya sucedió en el caso de las distintas caravanas de migrantes centroamericanos en su peregrinar y cruce de diversas entidades de México, con dirección a los Estados Unidos, en búsqueda del sueño americano.

La primera marcha integradas por alrededor de mil  hondureños salió el 13 de octubre y paulatinamente se fueron agregando otros grupos del mismo, al grado de sumar a mes y medio, ya varios miles, habiendo medios informativos que hablan de 7 mil a 8 mil, pero no faltan los que aseveran que ya son alrededor de 15 mil.

Lo que se inició con un puñado de hondureños que fue creciendo hasta sumar varios miles, se han agregado en la última semana y media, salvadoreños, guatemaltecos y en cantidades menores gente de Haití, Cuba y Colombia, todos en búsqueda del “sueño americano” que vienen peregrinando en distintos grupos y con diferentes rutas de travesía por México.

La presencia de los migrantes, en un principio fue bienvenida en las diferentes ciudades a las que fueron llegando, empero, en los últimos días les fueron restringiendo la comida ofrecida por pobladores e inclusive algunos alcaldes de comunidades pequeñas no estuvieron en condiciones de darles alojamiento y menos alimentos, como tampoco atención médica.

Siendo mayor el rechazo dado por comunidades mexicanas después de que los migrantes cometieron varios desmanes y empezaron a quejarse por la raquítica comida ofrecida por habitantes de ciudades pequeñas de la República Mexicana, quejándose de que les entregaban solo tortillas y frijoles.

Entre las tropelías cometidas que ha hartado a grupos de mexicanos, está por ejemplo en fronteriza Ciudad Hidalgo, Chiapas, donde alrededor de dos mil centroamericanos destrozaron las vallas del puente fronterizo “Rodolfo Robles” al pretender entrar a la fuerza a México.

En San Pedro Tapanatepec, Oaxaca, se estuvo a punto de linchar a un guatemalteco acusado de robar a un menor de edad; en Matías Romero Avendaño, Oaxaca, el sacerdote Alejandro Solalinde y el líder del grupo “Pueblo sin Frontera, riñeron  por el liderazgo de los grupos; en Sayula de Alemán, Veracruz, exigieron los migrantes al Gobernador, Miguel Ángel Yunes, les diera autobuses para llegar a la ciudad de México y ante el incumplimiento, se molestaron y se retiraron expresando “pestes”; en la ciudad de México, hubo una riña entre algunos migrantes y vecinos de Magdalena Mixhuca, además denunciaron vecinos que algunos migrantes consumían alcohol y mariguana; en Querétaro, a través de un video que grabó un residente, cuando algunos centroamericanos tiraban en la calle comida y agua y dejaban mucha basura y desperdicios; en Guadalajara, hubo un enfrentamiento entre voluntarios y centroamericanos porque no quisieron la comida que les ofrecían y se reportó a la policía migrantes que bebían; en la ciudad de Chihuahua, un grupo de 100 migrantes cruzaron el río Bravo y se pasearon burlonamente frente a la valla fronteriza que divide a Chihuahua con el Paso, Texas; y en a su llegada a Tijuana, los migrantes rechazaron los albergues para acampar a la orilla de la plaza y dejar grandes cantidades de basura, desperdicios y la evacuación de sus necesidades.

Esas son tan solas unas de las diversas “actuaciones” de los centroamericanos que han hartado y fastidiados a cientos de familias mexicanas. (www.intersip.org)