Friday, 6/12/2019 | 0:23 UTC-6
InterSIP Noticias

“Rápidos y Furiosos” en Saltillo

“Rápidos y Furiosos” en Saltillo

Post by relatedRelated post

“Rápidos y Furiosos” en Saltillo

Por Liliana García Navarro

LILIANA

En esta vida hay que ser fuertes para vivirla. Hay tantas cosas que nos pasan que realmente solo los mas fuertes pueden sobrevivir; en esta ocasión voy a escribir de los conductores de nuestra bella ciudad Saltillo, Coahuila.

A quién no le ha pasado que vas manejando muy tranquilamente por un carril cuando de repente un vehículo cambia de carril sin señalar con la direccional como debe de ser.  Esto es muy común convirtiéndose en el pan nuestro de cada día.

Tal pareciera que a estos conductores les gusta arriesgarse o talvez ni conozcan en donde se prende la direccional. Hay que estar leyéndoles la mente a cada conductor cada vez que comete alguna omisión al conducir. Tantas imprudencias de conductores me hacen suponer que quienes manejan creen traer un escudo de invisibilidad.

No hay educación vial porque no se diga cuando quieres incorporarte a un puente, tal pareciera que quieren el puente para ellos solos, es decir, si señalas la direccional para incorporarte a uno de ellos, tal pareciera que es todo lo contrario, es decir, es un indicativo de no dejarte subir al puente y manejan más rápido y sin voltear a verte te echan el carro o camioneta, realmente es un gran reto lograr incorporarte a un puente.  En lo personal y se los paso como consejo bajo la ventana y saco la mano con cuidado les pido de favor que me dejen subir al puente y me ha funcionado muy bien.

Lamentablemente no hay cultura vial en nuestra ciudad, pero sobre todo respeto hacia sus semejantes. Aunque quiero aclarar que no todos son así, hay quienes manejan como debe de ser, pero son más quienes no respetan ni señalamientos de tránsito mucho menos a los demás conductores. Los camiones particulares, es decir, aquellos que dan servicio exclusivo a pasillo industrial de la Región Sureste, son los que menos educación tienen siempre te retan y se te echan encima para provocar un accidente, pero ellos saliendo ilesos y por obvias razones por su gran tamaño contra vehículos chicos y sus choferes anteponiendo la adrenalina.

No se diga los conductores de taxi que les falla casi siempre la luz de frenado o no traen luces son un peligro para la sociedad coahuilense.

Me ha tocado ver muchas veces automovilistas pasándose el semáforo en rojo haciéndole al habilidoso en el volante retando y arriesgando a los demás conductores porque lamentablemente no tenemos el suficiente personal de tránsito que este al pendiente para poder abarcar todo Saltillo; por eso manejan así de locos sin respetar ningún señalamiento confiados y creyéndose  “Rápidos y Furiosos” porque van a alta velocidad metiéndose en tu carril sin señalar y cuando les das el pase no lo aceptan porque tienen que sentir esa adrenalina de “Rápidos y Furiosos”.

También hay conductores que les gusta ir tras las faldas y no precisamente de mujeres sino pisándote el trasero del vehículo ejerciendo presión para ponerte nervioso para que sucedan dos cosas; le aceleras a la velocidad de ellos o le cedas el paso.

En aquellos puentes que sirven como intersección para otro camino y que es exclusivo de un solo carril los conductores ven la fila de vehículos y prefieren arriesgarse meterse a la brava, tiene uno que ser muy hábil para que no se te meta nadie en la fila. Es por eso que cuando manejes no solamente bajes a Dios sino también a los santos para que no te choquen porque realmente es mucho riesgo a diario.

Hay que tener suerte para salir ilesos cuando llegas a tu casa dar gracias por estar bien y librar un día mas de peligro en el volante.

Las horas pico de tráfico al menos en esta ciudad son todo el día no hay una hora que digas no hay tráfico siempre ahí tráfico durante todo el día y largas filas en los puentes, pero no todo es malo porque quiero felicitar al personal de tránsito que esta a ciertas horas en el Blvd. Nazario Ortiz antes de incorporarse al periférico Luis Echeverría están al pendiente, cuidando que no se meta nadie en la fila y multan a quienes lo hacen, es muy buena medida de seguridad para los conductores, pero es muy lamentable que los conductores no aprendan ni con estas medidas porque tal pareciera que ya tienen medida la hora en la que están los de tránsito y se la siguen jugando arriesgando su vida, pero sobre todo la de los demás automovilistas.

Hay quienes les gusta mucho la velocidad, pero no se dan cuenta que están en una ciudad donde hay muchos habitantes al volante pudiendo provocar accidentes.

Ahora sí que la cultura vial viene mas que nada en la persona si quiere o no respetar reglas básicas para poder manejar en la ciudad, o como dicen podrás manejar bien tú, pero los demás quien sabe.

Solo nos queda encomendarnos todos los días a Dios y a los santos para que te cuiden al manejar y llegar a salvo a tu hogar librando el día, a día; en esta dura pelea en donde solo los más fuertes salen ilesos ante el peligro al volante de quien se cree “Rápido y Furioso”. www.intersip.org