Friday, 10/7/2020 | 21:58 UTC-5
InterSIP Noticias

Puerta falsa la reforma de pensiones y becas

Puerta falsa la reforma de pensiones y becas

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez    

            Puerta falsa la reforma de pensiones y becas

GuillermoRobles perfil columna

            Patadas de ahogado es lo que la llamada “Cuarta Transformación”, que lo único que ha demostrado a la fecha es un deficiente desarrollo para México, porque no existe un plan de infraestructura económico, salud y seguridad.

            No se trata de encontrar una barita mágica como algunos piensan para justificar el ausentismo del gobierno federal y poco atinado en todos sus rubros porque cada vez hay más pobres y menos dinero en los gobiernos estatales y locales.

            La “Cuarta Transformación” se ha caracterizado solo en buscar culpables a un gobierno neoliberal, así como también a los “panaderos”, es decir, al partido político el PAN. La 4t solo se escuda con señalamientos ante su ineptitud, visceral y un gobierno federal ávaro. En este último punto lo ha sufrido los tres grandes proyectos con el que se distinguirá el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya que reciben menos dinero el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el Proyecto del Istmo.

            La desesperación del AMLO de mejorar la percepción de un buen mandatario al frente del país lo ha cegado y ha sido víctima del engaño hacia su gobierno con la celebración de la reforma al Artículo 4° Constitucional para convertir en un derecho la pensión a los adultos mayores, niños y niñas con discapacidad, las becas para estudiantes pobres y la atención médica y los medicamentos gratuitos.

            El convertir un beneficio en derecho constitucional no garantiza que se cumpla, y no debe de confundirse con la finalidad de los programas sociales, ya que estos últimos tienen el objetivo de solucionar de manera inmediata una realidad de carencia en cualquier rubro para que se autocorrija con un desarrollo del país y tenga a la tendencia de la desaparición de dicho programa social.

            La aprobación de la reforma de pensiones a un derecho, insisto que no es una garantía puesto que al igual que otros muchos derechos y leyes nuevas carecen lo que en muchas ocasiones he repetido con respecto a la falta de dinero, y evaluación de impacto social para que las mismas puedan ser ejecutadas o al menos reales y no sean meramente posturas populares. Una practica que nuestros diputados, senadores y legisladores hacen muy seguido para darle atole con el dedo al pueblo mexicano.

            Un derecho de pensiones constitucional que se quedará solo plasmado en nuestra Carta Magna ya que es el resultado del surrealismo puesto que no existe dinero para llevarlo a cabo hasta por la sencilla razón que ni siquiera cumple con el mínimo requisito legal para que esta reforma del ejecutiva se haya aprobado pasándose por el “arco del triunfo”, el Artículo 18 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; en su párrafo específico que a la letra dice, “las comisiones correspondientes del Congreso de la Unión, al elaborar los dictámenes respectivos, realizarán una valoración del impacto presupuestario de la iniciativas de ley o decreto, con el apoyo del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, y podrán solicitar opinión a la Secretaría sobre el proyecto de dictamen correspondiente. El Ejecutivo Federal realizará una evaluación del impacto presupuestario de las iniciativas de ley o decreto que presente a la consideración del Congreso de la Unión”. En pocas palabras antes de aprobar cualquier iniciativa del Presidente de México, se tiene que buscar las herramientas de financiamiento sin afectar las vigentes, así como todo lo implicado para poder realizarse.

            En un supuesto esta nueva ley constitucional de garantía de pensión incluye a unos sectores vulnerables como viene siendo aquellos trabajos informales al que no se conoce con precisión, pero por solo comenzar están las amas de casa y gente que es contratada para hacer la limpieza en miles de hogares mexicanas.

            También existe otro sector al que no han tenido derecho de las pensiones y becas son aquellos grupos o etnias indígenas que existen en México. Al menos en la Encuesta Intercensal del INEGI 2015 reportan 25.7 millones de personas indígenas y aquellos que se autodenominan pertenecer al grupo indígena o afroamericana.  Tan solo en este sector de la población y haciendo un ejercicio hipotético de presupuesto para cumplir con este derecho constitucional representa un estimado de un poco más de 64 billones mensuales para $2,500.00 pesos por persona para tan solo este sector de la población, es decir, no está garantizado el presupuesto para llevarse a cabo dicha reforma de pensiones y becas, es por eso mismo que una ley constitucional no garantiza que se cumpla.

            Si bien es cierto lo que afirma AMLO de que la bancada del PAN aprobó por el 99 por ciento de sus senadores de los “panaderos”, desde una óptica subjetiva tal parece que engañaron al Ejecutivo a sabiendas que se trata de un derecho imposible de llevar a cabo para hacerlo quedar mal nuevamente con sus propagandas populares sin ninguna evaluación y sin considerar el impacto que tendrá para los contribuyentes mexicanos. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) www.intersip.org