Friday, 5/3/2021 | 19:33 UTC-6
InterSIP Noticias

De rey a plebeyo

De rey a plebeyo

Post by relatedRelated post

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

            De rey a plebeyo

GuillermoRobles perfil columna

            Coahuila y particularmente la Comarca Lagunera, fue por años y en el pasado, un productor de algodón reconocido mundialmente por sus altos rendimientos por hectárea, la calidad de su fibra y su gran capacidad anual de cosecha que sobresalía no sólo en México, sino entre los países que mayor producción registraban en cada temporada.

            Fue la época del oro blanco llamado así el algodón, por sus altos precios que dieron trabajo a miles de familias del campo al grado de que, por la insuficiencia de brazos campesinos laguneros, no era extraño ver en las temporadas de la “pepena”, recolección del algodón, a familias completas y por cientos originarias de los estados de Durango, Zacatecas y hasta de San Luis Potosí. Que en los meses de la cosecha venían a esa región para llevarse buenos pesos, por cierto, bien desquitados, pues la tarea comenzaba mucho antes de surgir los primeros rayos del sol, entre 3 y 4 de la mañana, para suspender cuando la inclemencia del calor era insoportable e inhumano, alrededor de las tres de la tarde.

            El cultivo de algodón enriqueció a muchos, aunque en especial a funcionarios de los bancos oficiales como fueron el tradicional Agrario de La Laguna, más conocido como Banco de Crédito Rural, el Banco Agrícola y posteriormente el Agropecuario, así como a infinidad de líderes ejidales que surgieron en aquel entonces.

            El potencial agropecuario de La Laguna de los años cuarenta hasta los finales de la era de los ochenta, dio un auge a esa región a tal grado que cientos de millones de pesos de aquel entonces y que en la época actual serían miles de millones, representaba la derrama económica oficial que convirtieron en verdaderos emporios a municipios como San Pedro de las Colonias, Matamoros, Francisco I. Madero, por el lado de Coahuila y , por La Laguna de Durango, entre otros a Tlahualilo, Ciudad Lerdo y León Guzmán, todos ellos fueron bendecidos en esa época del oro blanco.

            La fibra lagunera era disputada fuertemente a través de altas cotizaciones en el mercado internacional del algodón por su calidad medida en resistencia y su consistencia una vez convertida en tela. El algodón del Valle de Juárez, en el Estado de Chihuahua, era la de mayor demanda y cotización por su calidad. Los algodoneros de aquellos años, aseguraban como buenos y celosos laguneros, que la de la Comarca era igual y hasta mejor.

            La llegada en los 90’s del presidente Carlos Salinas de Gortari, marcó la debacle de La Laguna como productora de algodón número uno al restringirse los créditos oficiales y establecer nuevas políticas para tener derecho a próximos préstamos para el campo. Ya que, para el gobierno de esos años, el campo se había convertido en un barril sin fondo y en el futuro se daría crédito sólo a quienes pagaran.

            Así y por años, La Laguna fue el rey del algodón como el rey de la corrupción porque eran pocos los que restituían el crédito otorgado por alguno de los tres bancos oficiales destinados a fortalecer al sector agrícola.

            De rey del algodón, La Laguna tanto de Coahuila como de Durango, es ahora en esta época de la globalización y de competencia mundial, un simple plebeyo. De más de 120 mil hectáreas de algodonero anual que se sembraban en el pasado, ahora como un hecho inusual y trascendente la mayor área apenas alcanza las 30 mil hectáreas cuyos precios y demanda cayeron por la creación de fibras sintéticas más económicas que la fibra natural del algodón, aunque sus telas con base en la fibra blanca tiene ventajas como frescura y comodidad, su costo es más alto, competencia que se califica desleal con los bajos precios a como se comercializan las telas sintéticas.

            Lo anterior se agrega la constante queja de los algodoneros nacionales que se quejan de la importación de algodón con dumping o competencia desleal, siendo ahora el rey del algodón la república de China que está fabricando mezclillas a bajo costo. Esa es tan sólo parte muy reducida de la historia de un rey que se convirtió en plebeyo y que después de 30 años, no logra superarse ni levantarse para no seguir siendo un simple rey al que le quitaron la corona. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México) www.intersip.org