Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

FotoAgenciaSIP
Sureste

La Poética de la Naturaleza, en el “García Carrillo”

No se cayó el poema, ni perdió estructura, ni sentido, según lo establecen los guardianes de la prosa; antes bien, los versos de Claudia Luna Fuentes cumplieron su objetivo de terminar de persuadir a quienes llenaron la Sala “Manuel Gómez Morín” del Centro Cultural “Teatro García Carrillo” para disfrutar del espectáculo audiovisual “La Poética de la Naturaleza”, relativo a la prodigiosa Sierra Zapalinamé.

La Poética de la Naturaleza, en el “García Carrillo”

Por Jorge Moreno.

FotoAgenciaSIP07 septiembre 2014; Saltillo, Coahuila.-No se cayó el poema, ni perdió estructura, ni sentido, según lo establecen los guardianes de la prosa; antes bien, los versos de Claudia Luna Fuentes cumplieron su objetivo de terminar de persuadir a quienes llenaron la Sala “Manuel Gómez Morín” del Centro Cultural “Teatro García Carrillo” para disfrutar del espectáculo audiovisual “La Poética de la Naturaleza”, relativo a la prodigiosa Sierra Zapalinamé.

Además de la poeta, el evento estuvo a cargo de Alejandro Arizpe y José Reginaldo Chapa, el primero de los cuales ofreció una pieza musical, al piano, acompañado por Elier Mayorga y Reymundo Mendoza, que ejecutaron el ukelele y la trompeta maya, mientras que Chapa mostró, en vídeo, diversos parajes de la imponente cadena montañosa que domina el valle de Saltillo.

Organizada por el Gobierno Municipal de Saltillo, a través de la Dirección de Ecología y del IMCS, la exhibición tuvo como objetivo “culturizar un patrimonio natural” y, por ende, tomar conciencia acerca de la necesidad de mantener el equilibrio ecológico de la región, según lo explicó la subdirectora de Educación Ambiental, Érika Toledo Zurita, presentadora del programa, en cuyo desarrollo también estuvieron presentes miembros del colectivo “Yo Soy Zapalinamé”.

Al compás de la música, y teniendo como fondo las espectaculares imágenes proyectadas al frente, surgieron, una a una, las poéticas reflexiones de Claudia Luna: “¿Cuánto vale el aliento de la niebla? Preguntas, preguntas; ¿Siempre será así…? Primero llegaron las legiones de latidos y las flores; no existía la avaricia, ni la sombra de su sombra… ¿Qué no entiendes que los bulbos conversan, y largas cartas envían las hojas en sus perfumes…? ¿Cómo nacen las piedras?, dijiste…”

Al tiempo que se mostraban alargadas y acuosas formaciones rocosas, Luna Fuentes expresaba: “Aquí, en éstas líneas, se guarda el rostro concreto del agua, el pensamiento de los minerales, sus lenguas heladas y sus dientes de sílice; los huesos de la tierra… En la oscuridad le canto a los insectos negros, a la belleza devaluada del vuelo en las polillas…”.

“¿Dónde nace el pensamiento del agua? ¿Desde dónde afila su destino? El horizonte lo sabe; las raíces de los pinos sueñan con el follaje. ¡¿Ya viste los mandalas que guardan las flores…?! Que no se caiga el poema, piden tenga estructura y sentido. Yo pido: tenga sentido y no se abisme el mundo; haya tanto y suficiente: fragancia, musgos, vértebras radiantes o líquidos caparazones…”