Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Sureste

EL CENSO DE ESCUELAS, MAESTROS Y ALUMNOS DE EDUCACIÓN BÁSICA ES UN INSTRUMENTO PERFECTIBLE

 La gran cantidad de información que se obtuvo por el INEGI con el Censo que se aplicó al Sistema Educativo Nacional, sin duda es de gran utilidad para reconocer las fortalezas y debilidades que en él existen, sin embargo, es un instrumento perfectible, señaló el Secretario de Educación, Jesús Ochoa Galindo.

EL CENSO DE ESCUELAS, MAESTROS Y ALUMNOS DE EDUCACIÓN BÁSICA ES UN INSTRUMENTO PERFECTIBLE

 Por Jorge Moreno.

25 septiembre 2014; Saltillo, Coahuila.-La gran cantidad de información que se obtuvo por el INEGI con el Censo que se aplicó al Sistema Educativo Nacional, sin duda es de gran utilidad para reconocer las fortalezas y debilidades que en él existen, sin embargo, es un instrumento perfectible, señaló el Secretario de Educación, Jesús Ochoa Galindo.

En el seguimiento de los datos que se dieran a conocer respecto a la falta de preparación académica de los maestros en un 0.7% de la planta docente de las escuelas públicas en el estado, equivalente a 151 maestros, de los que Secretaría de Educación cotejó expediente por expediente.

Dando como resultado que todos y cada uno de ellos cuenta con los estudios necesarios para el desarrollo de sus funciones, dentro de sus expedientes laborales obran las constancias de estudio y títulos que avalan su preparación profesional, algunos de ellos incluso con maestría, documentos que se encuentran en la coordinación de Relaciones laborales, a disposición para  su consulta.

Ochoa Galindo, señaló que el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE)  es un instrumento de medición que evidentemente tiene cierto grado de error, que es comprensible, pero al afectarse la imagen de los maestros y maestras de Coahuila, es necesario poner en conocimiento a la SEP y al INEGI de éstos fallos.

En Coahuila contamos con un magisterio que se esfuerza en estar actualizado, capacitándose constantemente, comprometidos con sus alumnos, con ellos mismos y con sus familias, maestros que sacrifican parte de su tiempo buscando superarse, por lo que lo justo es que se les reconozca, esto  llevará a una revisión minuciosa en otros datos arrojados por el CEMABE y que podrían distorsionar la realidad de la educación.